Dogu: Políticas están complicando probabilidades de éxito de inversiones en Honduras 

png_20221025_172111_0000


La embajadora de Estados Unidos en Honduras, Laura Dogu, señala que políticas están complicando probabilidades de inversiones enunciadas en la Cumbre de las Américas.

Con empresas internacionales que buscan descarbonizar y fortalecer sus cadenas de suministro, Honduras, manifiesta que tiene una oportunidad histórica de atraer negocios, inversiones, y empleos en Honduras.  

"En un mundo en el que todos los países compiten por la inversión internacional, Estados Unidos es el único país que fomenta activamente la inversión en otros países", indica Dogu.  

Explica que en Honduras y el norte de América Central, lo están haciendo a través de la iniciativa “Llamado a la Acción” de la vicepresidenta Harris.  

"Gracias a esta iniciativa, casi dos mil millones de dólares de nuevas inversiones fueron anunciadas en la Cumbre de las Américas", agrega Dogu.  

Dijo que una gran parte de estas inversiones esta destinada a Honduras. "Desafortunadamente, algunas políticas están complicando sus probabilidades de éxito". 

"Por ejemplo, la estrategia con el sector energético. También las reformas no muy acertadas de la ley de empleo por hora", específica.

Y los mensajes del gobierno sobre la necesidad de reducir o eliminar los incentivos para inversión. 

"Sin duda alguna, todas estas acciones están enviando un mensaje claro a empresas de que deberían invertir en otros lugares, no en Honduras", comenta la funcionaria estadounidense.

Pero no debería ser así, dice, ya que una economía que beneficie a todos requiere la inversión del sector privado. 

También explica que requiere, trabajadores educados, infraestructura de calidad, y acceso a financiamiento.  

"A través de la USAID, el Departamento del Tesoro y los bancos multilaterales de desarrollo, los Estados Unidos está trabajando para mejorar las escuelas y la educación, reducir la vulnerabilidad al riesgo climático, y proporcionar crédito a micro, pequeñas y medianas empresas", amplía.  

Mejor dicho, dice, una economía inclusiva también requiere un compromiso, tanto del gobierno como del sector privado con la seguridad jurídica.  

Exige la observancia de los derechos de propiedad, tanto de los derechos sobre la tierra, como de la propiedad intelectual.  

"Esas son las condiciones que atraen la inversión, tanto nacional como internacional. Esas son las condiciones que crean empleo y esperanza para que la gente encuentre su futuro aquí, en vez de intentar el viaje peligroso al norte", añade.  

"Estamos profundamente preocupados por los informes de empresas, tanto estadounidenses como hondureñas, sobre el aumento de las invasiones de tierras y la piratería digital".  

Hasta el Congreso de los Estados Unidos revela que está preocupado por el tratamiento de la inversión extranjera en Honduras. 

Se compromete a continuar "ejerciendo nuestro derecho de reunirnos con inversionistas estadounidenses y abogar por la resolución de disputas comerciales de acuerdo con el estado de derecho comercial".  

El sector privado también tiene que hacer más por Honduras, especialmente en el área de educación, indica Dogu.  

"Con el desmoronamiento de la infraestructura escolar, contribuciones a la reconstrucción de las escuelas son tan importantes para el futuro de sus propias empresas como para el bienestar de la gente", exterioriza. 

"Nuestra promesa también es apoyar la lucha de la Administración Castro contra la corrupción", afirmó. 

Porque la corrupción en el Gobierno, agrega sector privado y de individuos, "está matando a Honduras". 

Asegura que Estados Unidos apoya firmemente un mecanismo internacional anticorrupción. 

Sobre la llegada de la CICIH 

En ese sentido dijo que desde "nuestra" perspectiva, para que la CICIH, funcione, debe estar facultada para actuar:

con la mayor independencia posible bajo las leyes hondureñas;

con los recursos que necesita para ser efectiva; y  

lo más rápido posible mientras todavía hay impulso y esperanza pública para este esfuerzo.

El respeto a los derechos humanos, los derechos laborales, y la libertad de prensa también son elementos esenciales para el desarrollo democrático y social de Honduras y toda la región.

Las poblaciones marginadas, incluidas las mujeres y las niñas, las poblaciones indígenas, afrodescendientes y LGBTQI+, a menudo sufren discriminación y altos niveles de violencia. Estamos comprometidos a trabajar con socios en la región, inclusive la sociedad civil.

Con estos socios, indicó que promueven el respeto para los derechos humanos de todas las personas en Honduras.

"Pero para eso, necesitamos trabajar con el gobierno de Honduras", añadió.

"Juntos podemos fortalecer las instituciones del país a combatir los altos niveles de impunidad y reestablecer la confianza de la población y la capacidad de las autoridades para llevar a los culpables ante la justicia", amplió.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *