Diputado Mario Segura cuestiona asensos policiales otorgados en el CN ante crimen de Keyla Martínez

Captura2 segura


Dado que es al Congreso Nacional a donde llegan militares y policías cuando se les van a imponer las insignias por sus ascensos; pero que en lugar de lucir barras, estrellas, soles y rombos, como signo de respeto, muchas veces las utilizan como garrotes para humillar, golpear, torturar y asesinar al pueblo, motivó al diputado Segura a realizar este plantemiento durante la sesión del Pleno de este miércoles.

Al momento de formular su exposición, el mismo diputado reconoció y a la vez lamentó que su petición no sea vinculante, porque eso es lo que se ha expuesto en anteriores ocasiones.

“Porque de igual manera como vienen a que les impongamos sus chaqueteras y les hagamos sus ascensos, creo que tenemos la obligación ineludible como Congreso Nacional de la República, de pedirles cuentas de lo que hacen con el poder que aquí les damos”, dijo el presidente de la bancada liberal, a nombre de quien presentó la siguiente manifestación.

“Honorable Congreso Nacional.

El 6 de febrero se produjo en la ciudad de La Esperanza, en el departamento de Intibucá, la muerte de la joven Keyla Patricia Martínez, un hecho lamentable porque falleció una joven valiosa, estudiante de último año en la carrera de enfermería, pero a la vez absurdo porque sucedió en una celda de la unidad policial departamental número 10 de la citada unidad policial departamental.

Desde un inicio ha habido misterio y contradicciones en los reportes oficiales, ocultamiento de la verdad y de las pruebas periciales de encubrir abusos y negligencias policiales en relación de un hecho que puede calificarse como muy grave.

Nos indigna que en este hecho no se respetaron las garantías mínimas en  la detención de una persona, de comunicar su situación, sobre todo de garantizar su integridad física bajo la custodia del Estado. Se trata de una situación muy seria que ha despertado la indignación social y ha dejado en evidencia la lamentable situación de nuestra Policía Nacional.

Que a pesar de los grandes esfuerzos de depuración, para seleccionar el personal más idóneo y responsable al ejecutar los protocolos oficiales de protección para las personas detenidas y de aportar pruebas que conduzcan a la justicia y así mismo, del costo en asignaciones presupuestarias inmensos para más personas, la dotación de equipo policial, de gasto de capacitación entrenamiento y de construcción de facilidades, todo indica que se ha logrado muy poco en relación al esfuerzo de los contribuyentes y a las expectativas del pueblo.

El abuso policial en el uso de la fuerza, en la represión y detención ilegal a las personas hacen que la imagen negativa de la policía siga igual; pero además contribuye al deterioro de la institucionalidad del Estado, que no goza de la confianza ciudadana y lo califica próximo a un Estado fallido, con políticas públicas fracasadas e incapaces de cumplir con sus obligaciones constitucionales.

Esta situación nos arrastra cada vez más a la pobreza y al estancamiento económico  y nos condena a figurar dentro de las cifras más negativas en corrupción, ineficiencia institucional y competitividad económica en el planeta.

Reclamamos con firmeza que las autoridades policiales, del sistema de seguridad y justicia, que el Ministerio Público, la Policía Nacional, el Comisionado de los Derechos Humanos; presenten en la oportunidad más próxima los informes y las opiniones veraces sobre lo sucedido.

Y los tribunales de justicia actúen prontamente y se informe a este Congreso Nacional, sobre todo demandamos que este lamentable hecho marque u punto de inflexión para que estos acontecimientos no se vuelvan a repetir ¡BASTA YA DE LAS MISMAS HISTORIAS!

Ratificamos que estamos al lado del pueblo en sus demandas legítimas por la seguridad y la justicia.

Mario Edgardo Segura

Presidente de la bancada del Partido Liberal de Honduras

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.