Diputado Juan Carlos Elvir:  «El Partido Nacional no tiene disposición de aprobar nueva Ley Electoral»

Captura elvir


También apunta a que en el Congreso Nacional los entuertos se dan porque hay grupos políticos que solo velan por sus propios intereses.

Por ejemplo, el caso del Tribunal de Justicia Electoral (TJE), un proyecto creado a medias, debido a que esos mismos intereses particulares de grupos impidieron darle la fuerza jurídica que debería ser el asidero legal que respaldaría su trabajo.

Al respecto el diputado liberal, Juan Carlos Elvir lamenta que esté próxima la convocatoria a elecciones generales, con enormes lagunas legales como la no promulgación de una nueva Ley electoral, o detalles importantísimos como el reglamento del TJE.

“La Misión de Observación de la Unión Europea recomendó 14 puntos importantes para rescatar el proceso electoral, pero la dilatoria ha sido tanta, que con la creación del Consejo Nacional electoral (CNE) y del Tribunal de Justicia Electoral (TJE), alguien vino dijo que ya se habían hecho las reformas electorales”, lo cual resulta cierto, pero solo en parte, eso por un pequeño gran detalle.

“Que no se terminó con el marco legal, con los componentes que implican todo el criterio procesal administrativo y una ley también que tenga un alto nivel de conservación, que es la Ley de Justicia Electoral y que contempla 108 artículos, como la Constitución lo dice en el artículo 56 A, que es el aspecto que el Tribunal de Justicia Electoral se vuelve un ente de resolución de conflictos electorales”.

“Pero seguimos jugando la misma porque el Partido Nacional está esperando que no sea el Tribunal de Justicia Electoral la última instancia, sino que sea la Sala de lo Constitucional, dejando espacios jurídicos vacíos, dejando una crisis de grandes proporciones”, expresó el legislador liberal.

Es el caso de las 20 denuncias que actualmente han sido sometidas al TJE, qué pasará después, el día que el TJE vierta su decisión. “El Tribunal, que es un ente autónomo, emite un criterio y lo establece a través de una publicación en La Gaceta, pero la fuerza jurídica no la tiene”.

“Al no contar con un asidero político, eso es lo que ha pretendido el Partido Nacional pensando que está en desventaja ante los criterios políticos y la unidad Libre-Liberal. Por esa razón es que en el Partido Nacional derivó en el análisis que terminaron dilatando la aprobación de la nueva Ley Electoral, antes de la convocatoria del 13 de septiembre”.

“Nunca han tenido la voluntad porque la pretensión de ellos es volver a los escenarios del 2017, cuando permitieron que esa representación igualitaria de los partidos minoritarios, terminan vendiendo las credenciales y hacer el fraude electoral que han pretendido para la rotación de cargos directivos, como lo hicieron en el 2017 que extraviaron alrededor de 3,000 actas que fueron sustituidas y permitieron el fraude en noviembre de 2017 y es lo que pretenden hacer en este proceso electoral”, señaló el diputado Elvir.

Con este escenario, planteado así de esta forma, es la Presidencia del Congreso Nacional la única que pudiera responder acerca de la posibilidad de aprobar la nueva Ley Electoral, expuso el diputado copaneco.

“Porque son los que tienen la potestad, lo mismo el Presidente de la República, de sancionar una ley. Entonces, yo llamaría al Partido Nacional a reflexionar a lo que han llamado ellos el concepto de democracia”, apuntó.

El problema es que ellos son los hacen la agenda de los temas a debatir en el Legislativo y si no agendan el tema de la discusión de la nueva Ley Electoral, significa que no quieren una nueva Ley Electoral, es la consideración lógica que encuentra el diputado Elvir.

“Definitivamente, no hay voluntad política y de hecho lo expresó uno de los miembros connotados de la bancada nacionalista, ‘no van a haber más reformas electorales’. Pero hay más cosas que a mí me sorprenden, esta expresión que no van a haber más reformas electorales la dijo alguien en febrero de 2019”, no obstante, lo delicado de la expresión, Elvir se abstuvo de mencionar quién fue el irreverente de tener ese desprecio por la cultura democrática.

Apuntó que en el Congreso Nacional hay fuerzas superfluas que generan trastornos con respecto a las decisiones que obstruyen lograr avanzar por el camino democrático, son fuerzas que permanecen atadas a los resabios vernáculos y mezquinos, que argumentan trabajar por el forjamiento de la nación, pero que en realidad lo que hacen es desbaratar el Estado, lo cual no construye nada más que odio, pobreza, corrupción, desesperanza, impunidad y dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.