Después de una inspección directora de CEPUDO no cree que reconstrucción en Guanaja inicie antes de seis meses

La señora Linda Coello, es la directora de la organización no gubernamental, CEPUDO (Capacitación, Educación, Producción, Unificación, Desarrollo, Organización),  quien nos dice que no ve viable que antes de seis meses pueda iniciar la reconstrucción en el cayo Bonacca, Guanaja.

“Lo que pasa es que los lotes de terreno solo son 148, pero en el mismo terreno tiene su casita aparte el hijo, la tía, también se usa mucho los dos pisos; entonces por cada lote hay un promedio de dos casas mas o menos, por lo tanto, el conteo final de viviendas afectadas es de 295”, detalló.

Pero lo cierto es que no solo se trata de viviendas afectadas, también sucedió lo mismo con muchos negocios. “Hay 136 empleos directos perdidos, porque fueron más de 40 negocios que desaparecieron con el fuego, y eso es desde negocios grandes hasta gente que tenía un comedorcito, una abarrotería, un salón de belleza, cosas así. Más 534 empleos, indirectos, esto de una población total de un poco más de 6,000 personas”, expresó.

“Pero los afectados directos son 1,400, mientras que en los dos únicos refugios que quedaron operativos, que antes del incendio eran hoteles, en uno hay 30 familias y en otro hay 10 familias, los restantes se fueron donde amigos o donde familiares».

Mientras tanto, ahora los negocios que quedaron no pueden vender a estas personas, porque no hay forma que los afectados puedan comprar porque no tienen nada, en resumen, en el cayo Bonacca en estos momentos hay un enorme problema económico-social que necesita urgente solución.

“Eso es algo que en realidad es durísimo. Estuvimos en dos reuniones donde estaban todas las fuerzas civiles; el alcalde nos decía que el total afectado del cayo fue el 40%, pero la población afectada supera al 50 por ciento”, eso de forma directa, pero al tomar en cuenta los afectados indirectos, ya el panorama es totalmente sombrío.

Despojada de toda intención alarmista, como tampoco esperanzadora vacía, la señora Coello intuye que antes de seis meses no inicia la reconstrucción en forma y definida-organizada.

“Si usted ve lo que ha quedado, hay paredes de edificios, pero están todas quebradas, o sea que al día de hoy, todavía hay edificios, casas que no se terminaron de caer en el momento del fuego y se están cayendo”.

“O sea que cuando se anda por la ‘zona cero’ que le llaman cuidado no pase por los edificios y no son edificios, son paredes altas, porque en cualquier momento se caen”, así relató doña Linda que durante el recorrido que hizo al lugar, dos paredes cayeron al suelo. “Hay unas que solo quedan las graditas”, relató.

Mientras que la iglesia católica se cayó por completo, lo mismo que la escuela. “Un parque infantil que tenían muy bonito, completo; el centro de bombas de agua, un banco, en fin de todo”.

Ya que mencionó que zozobró el centro de bombas de agua significa que a la vez hay un grave problema de salubridad en este momento en el cayo.

“Se está desperdiciando mucho el agua porque por las tuberías que son de PVC, también resultaron afectadas”, de por si esa tubería ya estaba obsoleta. “Entonces lo que empezaron a  hacer es hacer cortes en los puntos afectados, poner tapones para que cortar las fugas de agua y  quizá así poder restablecer el servicio de agua potable

Otro problema ambiental que ha aparecido con la desgracia del siniestro es la acumulación de basura tanto por la que no se puede recolectar y disponer de ella, como por la cantidad de productos desechables que están llegando para asistir a los damnificados.

“De hecho hoy (ayer) mandamos dos lanchas de 15 caballos para ayudar a sacar la basura. Nosotros ahorita le pedimos a Food For The Poors platos, tazas, vasos y cubiertos, pero no desechables, para entregárselos a las familias y ellos los lleven para que allí les sirvan sus alimentos”, de esa forma se piensa reducir la creación de tanta basura.

A partir de lo que pudo observar en su visita al cayo Bonacca, Doña Linda considera que de momento se cuenta con suficiente comida, lo mismo que ropa, por lo que la asistencia se debe redirigir hacia otras necesidades de los damnificados. “Creo que lo que más hace falta en este momento son cosas como calderos, cosas adicionales que son indispensables”, dijo.

Por otra parte, al iniciar la reconstrucción significa que se va a sacar del cayo una enorme cantidad de desechos, bloques, madera, láminas de zinc y otros, por lo que va ser necesario llevar equipo pesado, el cúmulo de todo eso es lo que hace calcular a la directora de Cepudo que para iniciar la reconstrucción podía tardar hasta seis meses.

Con respecto a rumores y temores que aprovechando el marasmo, se proyecte la creación de una ZEDE en ese lugar, doña Linda lo descartó, según pláticas sostenidas con el alcalde, mencionó.

“Yo hablé seriamente con el alcalde, con Spurgeon (Miller Molina), que lo conozco desde hace tiempos y él me dijo que ni él ni Guanaja está de acuerdo con las ZEDE’s y que él sí quiere reconstruir y ordenadamente, por supuesto”.

“Entonces ahora que ya pasó esto se va a hacer un estudio topográfico, se va a hacer los del agua, reconstruir el sistema de aguas negras, instalar plantas de tratamiento”, lo que corrobora que la ansiada reconstrucción no es cuestión de dos, tres meses, lo cual es bueno que los afectados lo sepan para que no alberguen falsas esperanzas, pues dada su situación crítica eso no les abonaría en anda.

Un comentario en «Después de una inspección directora de CEPUDO no cree que reconstrucción en Guanaja inicie antes de seis meses»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + cuatro =