Después de tanto batallar Tatiana Núñez reconoce que la justicia es de Dios

La madre del universitario asesinado hace poco más de un año, suceso en el que se vieron involucrados sus amigos, bajó los brazos al enterarse que cuatro de los implicados quedaron libres.

Desde el momento de la muerte de su hijo, Tatiana Núñez se convirtió en una ferviente auscultadora de la justicia para quienes siempre consideró culpables de la muerte de su hijo Carlos.

Sin embargo al enterarse que cuatro de los involucrados y que habían resultado hallados como encubridores, al final fueron dejados en libertad con medidas sustitutivas.

“Voy a dejar descansar a mi hijo y voy a descansar yo también y que ellos no se acerquen a mí”, advirtió. Los imputados favorecidos por esta medida son: Olga López Ferrufino, José Carlos Zamora, James Alexander O’Connor y Elías Chaín.

“El domingo después de más de un año volví a la iglesia, me reconcilié con Dios y esta justicia la va a hacer Dios porque yo ya no tengo fuerzas”, manifestó la adolorida madre.

No obstante, ella no dejó de poner el dedo en la llaga que hace supurar a millares de ciudadanos que sienten en Honduras perdura la injusticia, al expresar que esta medida refleja el problema social que atraviesa el país.

“Quiero recordarle a los jueces de sentencia que se estableció al 100 por ciento que mi hijo quedó vivo y que ellos son cómplices porque fueron a tirar el cuerpo vivo”, aseveró.

Además expresó que con la liberación de  los implicados, su vida corre peligro, “yo no creo en ellos, no creo en sus familias, ni en sus abogados, pero soy una hija de Dios y Él me va a cuidar”.

Reconoció que durante todos este tiempo se ausentó de Dios; sin embargo volvió a la iglesia para reconciliarse por Dios y empezar un proceso de perdón con su hijo, con ella misma y los responsables del asesinato de Carlos Collier.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


5 + uno =