Después de Nicaragua, las sanciones de EE. UU. empujan a Centroamérica hacia China ¿y Honduras?

China-en-América-Latina

Un creciente aluvión de sanciones de Estados Unidos a altos funcionarios centroamericanos ha convertido a China en un socio atractivo para los gobiernos que se resisten al impulso de Washington para abordar la corrupción y el retroceso democrático en la región, dicen funcionarios y analistas.

La tendencia se enfocó esta semana cuando Nicaragua restableció los lazos con Beijing, rompiendo una relación de larga data con el aliado de Estados Unidos, Taiwán, que depende en gran medida del reconocimiento diplomático de países pequeños.

Otros países de la región también están cortejando a China. El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, ratificó el nuevo acuerdo de cooperación económica de su país con China a principios de este año después de que Washington pusiera a sus colaboradores cercanos en una lista negra de corrupción.

Bukele, quien esta semana acusó a Washington de exigir «sumisión o quiebra absoluta», celebró en mayo que China había realizado inversiones públicas de 500 millones de dólares «sin condiciones».

La decisión de Nicaragua de abrazar a China siguió a una serie de sanciones contra los asesores del presidente Daniel Ortega luego de su reelección por cuarto mandato consecutivo en una campaña plagada de arrestos de importantes figuras de la oposición.

Si bien el caso de Nicaragua es «único» en Centroamérica debido a su inclinación cada vez más autoritaria, el aislamiento internacional de Ortega jugó un papel en su cambio a China, según un alto funcionario estadounidense, quien señaló:

«A medida que se endurecen las sanciones, buscan otras vías y socios económicos, hay un elemento de eso».

La presión de Estados Unidos sobre los funcionarios centroamericanos va desde la revocación de visas hasta las sanciones del Tesoro, aislándolos efectivamente del sistema bancario mundial. Para El Salvador, Washington también está preparando cargos penales contra dos importantes aliados de Bukele.

Beijing ofrece un respiro de la presión de Estados Unidos, una estrategia que anteriormente ha arrojado un salvavidas económico a líderes aislados de Occidente en otras partes de la región, incluida Venezuela, dijo R. Evan Ellis, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos.

«China, al perseguir sus intereses económicos estratégicos, está manteniendo a los populistas autoritarios en el poder, lo que lleva a una región que es cada vez menos democrática», dijo Ellis, un experto en el compromiso de China con América Latina.

‘DIPLOMACIA DE LA DEUDA’

Al tratar de rechazar los avances chinos en la región, los funcionarios estadounidenses han catalogado a Beijing como un socio poco confiable para las naciones desesperadas por inversiones para impulsar economías en decadencia.

Al señalar las inversiones de China en todo el mundo que Estados Unidos denomina «diplomacia de la deuda», los funcionarios estadounidenses alegan que Beijing deja a las naciones más pobres inundadas de deudas.

Beijing, que refuta tales afirmaciones, dice que trata con los aliados como un socio igualitario y no se entromete en sus asuntos internos, una perspectiva atractiva para los líderes en una región donde Estados Unidos ha ejercido históricamente una gran influencia.

Sin embargo, en privado, los líderes empresariales guatemaltecos, por ejemplo, temen que la persecución de las élites políticas por parte de Estados Unidos lleve a los funcionarios del gobierno a buscar aliados más indulgentes.

Aún así, el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, quien no fue invitado a una cumbre estadounidense sobre democracia esta semana, viajó a Washington de todos modos y prometió su lealtad a Taiwán.

También en Honduras, el gobierno entrante de la presidenta electa Xiomara Castro se ha comprometido con Taipei por ahora y ha mantenido estrechas relaciones con Washington, a pesar de haber estado jugando abiertamente con un cambio a Beijing durante su campaña electoral.

Estados Unidos ha dado la bienvenida a eso, y el alto funcionario estadounidense dijo que Washington está dispuesto a brindar un «aumento» en la ayuda para ayudar a Castro a cumplir con su prioridad de aliviar la terrible situación económica de Honduras.

Aún así, algunos aliados de Castro, incluido Rodolfo Pastor, un miembro senior de su equipo de transición, dicen que su país debe mantener abiertas sus opciones sobre China, abrigando la posibilidad de que Honduras pueda reconocer a Beijing en el futuro.

«Sospecho que el precio que Honduras intentará extraer de sus patrocinadores taiwaneses para no cambiar simplemente subió significativamente», dijo Ellis en la Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos, señalando a Nicaragua.

Fuente REUTERS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once − once =