Desproporcionado crecimiento de la burocracia estatal pone en riesgo financiero al país

Captura delgado Ab

Al respecto fue consultado el expresidente del Colegio de Economistas de Honduras, capítulo norte, Rafael Delgado, quien señala la necesidad de poner coto al desenfreno salarial en las altas esferas de la administración pública.

“Nadie va a estar de acuerdo en un proceso a reducir en la base con una gran cantidad de empleados. Es en los estratos medios y altos de la burocracia en donde está el grueso de las erogaciones, el grueso en el despilfarro, el grueso de la inefectividad; así que entonces, el tema es integral, no se trata de despedir a quienes en la escala laboral más baja realizan su trabajo por unos cuantos lempiras”, apuntó Delgado.

“O sea, se trata de entrarle fuerte a la élite de la burocracia estatal, con ello el gobierno estaría mandando un mensaje claro a la ciudadanía y así el ciudadano obtendría entendimiento de esa política”, marcó el profesional de la economía.

En comparación con este gasto, refirió la recaudación fiscal del año anterior, que fue de unos 83 mil millones de lempiras. “Y de ello prácticamente 70 a 75 mil millones se dirigió al pago de sueldos y salarios”, reconoció que hay otros ingresos que percibe el Estado pero que al final de cuentas lo disponible para inversión pública es mísero y no cala en lo absoluto en la necesidad de desarrollo de la nación.

“Y cuando nos damos cuenta que la inversión pública también está sometida a prácticas corruptas, que solo conducen a enormes sobrevaloraciones de precios, lo hemos visto en los últimos años, entonces vemos como el tema es sumamente complicado para el país. Tanto que al final comprendemos que no solo se trata de sueldos y salarios, sino que de volver más eficiente la inversión pública”, señaló.

Y qué decir del gasto corriente producto de la compra de bienes y servicios ¡uy, una olla que apesta!

“54 mil millones de lempiras anuales está erogando el gobierno en compra de bienes y servicios. Igualmente, bajo procedimientos que nadie entiende, pagando precios arriba de mercado y productos de mala calidad”.

Eso solo nos trae a recordación lo más pronto que tenemos en la línea de tiempo, y son las improductivas e inservibles compras realizadas a raíz de la ‘emergencia’ traída por la pandemia, que no solo son los disque ‘hospitales móviles’, porque se recuerda también otras compras como las carpas instaladas en Villanueva, los respiradores mecánicos, las cafeteras, mascarillas y suma y sigue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 20 =