Denuncian que ZEDES continúan funcionado y la de Roatán proyecta expansión

ZEDE redemin


Es lo que ha denunciado Jimena García, representante del Movimiento Contra las ZEDES, quien lamentó que a pesar que la Ley que dio origen a las Zonas de Desarrollo Económico (ZEDE) había sido abolida, la menos tres de ellas continúan operativas en el país.

De esas tres, la que más preocupación causa en este momento es la de Roatán, pues según manifestó, la empresa piensa construir un complejo habitacional que además de inmenso, sería en torno a los arrecifes coralinos, por lo que no hay un potencial riesgo ambiental por resolver allí y las autoridades de momento no se están ocupando de este caso.

“Pues en realidad sentimos que desde el Ejecutivo están pendientes con varias acciones que se debieron tomar de manera inmediata una vez derogada la Ley de las ZEDE’s. Entre ellas la más importante en cuanto a tiempo son las auditorías medio ambientales que se tienen que hacer a Orquídea, Próspera, Morazán”.

“Y en especial la Próspera, teniendo en consideración que quieren construir un complejo habitacional digamos que, mediano, para una ciudad en tierra firme, pero muy grande para una isla como es Roatán y que está a escasos metros del arrecife de coral, el segundo más grande del mundo y que es patrimonio nacional y patrimonio de la humanidad”.

“Y el impacto medioambiental que pueda tener una construcción en esa zona puede ser dañino y puede tener un impacto realmente profundo en lo que es el cambio climático; además de devastar parte de lo que generara el turismo en la propia isla”.

Por lo que indicó que la iniciativa ciudadana contra las ZEDE’s ha tratado de contactar en múltiples ocasiones al ministro de MiAmbiente, Lucky Medina, Pero que lamentablemente no han recibido ninguna respuesta.

Recordó que son tres auditorías medioambientales las que es preciso que realicen. Sin desconocer que el proceso para legitimar las ZEDES, transformándolas a otros regímenes es arduo, pero que en el proceso de transición no debe atropellarse el derecho de las comunidades, como también no se debe permitir la destrucción el ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *