Denuncia: Quiso asistir al concierto de “BAD BUNNY” pero lo que tuvo fue una ‘BAD EXPERIENCE’

Denuncia: Quiso asistir al concierto de “BAD BUNNY” pero lo que tuvo fue una ‘BAD EXPERIENCE’


Como muchos jóvenes, Stephany Barahona se emocionó cuando se enteró que el músico, Bad Bunny, daría un concierto en Honduras, sin dudarlo decidió comprar con suficiente antelación unos tres boletos y así asistir en compañía de un par de amigas, sin imaginar la mala experiencia que estaba por ocurrirle.

IMG-20221103-WA0013

Resulta que afín de asegurar las entradas, Stephany contacto a un tal Fernando Murillo según le recomendaron, él vendía boletos para el concierto, a quien contactó el 14 de marzo y con mucho gusto la atendió.

La joven relata que Murillo le explicó como era el procedimiento de compra de los boletos en línea, es decir, lo más importante para él, como realizar los pagos, en qué banco y a cuál cuenta, lo que ella hizo tal como se le indicó, pues no tuvo sospecha de que hubiera algo raro en su interlocutor, como muestra de ello Stephany publicó una captura del recibo por 10,000 lempiras.

IMG-20221103-WA0012

Ella continúa narrando que al comunicarle que ya había realizado el pago, él le dice que para entregarle los boletos tendría que esperar un mes o un poquito más. Cuando transcurrieron dos meses y ‘ni bulla’ de los boletos, ella comenzó a consultarle al susodicho, pero solo le salió con historias como de 'Bugs Bunny'.

Hasta que un día le salió con la típica… “Me dijo que estaba en el quirófano y que casi se muere”, no obstante, y a pesar que esa era una 'cuina' más grande que ‘la Pinocho’, Stephany le creyó, sííí, le creyó pues dice: “Traté de entender la situación que estaba pasando, pero me dijo que me llamaría para darme información de mis boletos”, desde luego que la dichosa llamada nunca llegó.

La joven continúa con la narración de su ‘bad expirience’ y dice que seis meses después Murillo le contó LA NOVEDAD; que había problemas con los boletos, asientos y mucho 'heno' más.

IMG-20221103-WA0009

“En fin, a casi un mes del concierto mis amistades me preguntaban que si iba a ir al concierto de Bad Bunny, a lo que yo contestaba. ‘Compré los boletos desde marzo y aún no me llegan’, por lo que la gente me comenzó a decir: ‘maje, hay un chavo que anda estafando gente, Fernando Murillo”.

Escuchar eso fue tan desagradable como escuchar un feed back estando justo frente a una enorme bocina.

“Y yo… '¡a ese chavo le compré los boletos!’… comencé a escuchar más historias del famoso Murillo y a la gente que le debía dinero y boletos”, dice en tono de consuelo que no había la única fans de Bad Bunny que cayó víctima del estafador.

Al final Stephafny hizo lo que debió haber hecho al comienzo, es decir contactar a los empresarios promotores del espectáculo, quienes no hicieron más que confirmar que el mentado Murillo ya anda con ‘las rejas en el lomo’.

IMG-20221103-WA0006

“Me contacté con el dueño de la empresa que trae a Bad Bunny y cuando le conté me dijo: ‘¡Ay tita, la timaron!, él ni siquiera trabaja con la empresa, lo tenemos demandado y ni tiene autorización para vender boletos en nombre de la empresa’. Y me mandó este mensaje”.

“Este maje anda vendiendo supuestos boletos, necesito que lo publiquen, hace poco le hicieron una transferencia de 600 mil y no es empleado de BMP, mucho menos tiene algún vínculo con la empresa”, publicó Stephany que le habían respondido.

Ya con todo esto, la víctima del timo tenía todas las alarmas encendidas. “Obviamente me alarmé y le escribí que por favor me devolviera mi dinero, que ya no quería los boletos”, dice que, al no tener ninguna respuesta de parte de Bustillo, entonces decidió hacer pública la historia a través de su cuenta de Twitter.

IMG-20221103-WA0003

“El tweet se hizo viral y el día de hoy me contactó (2 de noviembre) supongo que de alguna manera le llegó (el mensaje) porque me di cuenta que había cerrado sus cuentas en todas las redes sociales.

Con todo esto y al ser notificado que había sido demandado, Bustillo comienza a ofrecer soluciones, es decir… le sale con ‘otra de vaqueros’.

IMG-20221103-WA0005

“Que yo fuera a hablar con su papá para que él me pagara porque él no tenía el dinero”, la ingenuidad de ella es tanta que hasta le cree esto último porque escribe. “Pobre señor, pagando platos rotos de otros”, y es que lo más probable que ni tenga papá, o quizá ya lo mató en otra historia similar.

Stephany esperaba para ayer miércoles que Bustillo le devolviera el dinero que le entregó, es probable que haya tenido éxito porque hasta el mediodía de hoy no había posteado nada referente al tema; deseamos que así haya sucedido.

La publicación de este caso tiene el objetivo de hacer recapacitar a mucho incauto que no se ha enterado del tipo de sociedad en que estamos viviendo, en donde abundan personas que no necesitan de una arma para robarle no solo dinero en efectivo, también bienes y algo muy preciado, su paz.

Así que la recomendación es la de ser muy cautelosos la momento en que van a empezar a hacer una transacción con personas desconocidas y a veces hasta con los conocidos hay que ser cautelosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *