DENUNCIA: Comienza a morir uno de los afluentes del río Ulúa

Amigos de Intibucá nos han hecho llegar estas fotografías que recogen inquietantes imágenes de  una crisis ambiental que nadie hace referencia aún, sin embargo las gráficas son fieles, son como gritos de la naturaleza, desafortunadamente la humanidad se ha la sorda.

Lo que aquí se aprecia es el paso del río Ulúa, o río Grande como se le conoce a su paso por Santiago de Puringla, Masaguara y Jessús de Otoro; esto en los departamentos de La Paz e Intibucá.

Los vecinos de estas comunidades están alarmados porque esta situación de su río no la habías visto antes, ahora los recuerdo de un río caudaloso podría ser solo eso, porque lo que ahora se puede ver son solo rocas.

Los vecinos culpan de esta desastrosa situación a las autoridades que han autorizado la construcción de varias represas con el único interés de llar sus bolsillos, porque el prometido desarrollo no ha llegado a estas comunidades, y por el contrario, lo que asoma es una desgracias ambiental.

Los vecinos alertaron a las comunidades aguas abajo, como en Santa Bárbara porque de pronto podrían estar viviendo también esta calamidad, porque como se mira en las carreteras hondureñas, son constante los camiones cargados de trozas que poco antes formaban parte de frondosos bosques, sin que las autoridades demuestran tener sentimientos al menos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


3 × 5 =