“Demacrado” luce Kim Jong-Un y coreanos del norte se preocupan por su líder

La televisión estatal norcoreana emitió un comentario de un ciudadano sobre el estado “demacrado” de Kim Jong-un, algo muy inusual en un país donde hablar en público sobre la salud y la vida personal del líder siempre estuvo prohibido.

Según los analistas los comentarios demuestran que las autoridades quieren utilizar el cambio de peso de Kim para reforzar la lealtad al régimen.

El país está más aislado que nunca por las medidas contra el coronavirus y este mes admitió que estaba afrontando una crisis alimentaria.

Conocido por ser un fumador empedernido, Kim Jong-un sufría obesidad y su peso parecía aumentar de forma constante en los últimos años.

La vida personal de Kim es un tabú para los medios estatales de Corea del Norte pero KCTV emitió la semana pasada un clip de un residente no identificado de la capital que afirmaba que todo el mundo en el país estaba “destrozado” por su estado “demacrado”.

“El mensaje que envía Pyongyang es que Kim es un líder que trabaja muy duro por su pueblo, hasta el punto de que se salta las comidas y pierde peso”, dijo a la AFP Ahn Chan-il, un desertor que ahora es investigador.

Las especulaciones sobre la salud de Kim se dispararon el año pasado después de que faltara a la conmemoración del cumpleaños de su difunto abuelo y no apareciera en público durante unos 20 días.

El padre de Kim, Kim Jong-Il, y su abuelo, Kim Il-Sung, también eran obesos y grandes fumadores. Ambos murieron de ataques al corazón.

Fuente: Infobae 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − tres =