Del desempleo a la repostería: «Sweet Moments» el emprendimiento que endulza a los sampedranos

CAROLINA


La vida de Carolina y su esposo Luis Castillo iba muy bien, con una familia en crecimiento, una bebé hermosa, ambos en dos trabajos estables, todo esto iba bien, hasta noviembre del 2019, cuando ambos de manera repentina, se quedaron sin trabajo. Y así la nueva realidad los hizo pensar en que opciones tenían para empezar a generar recursos, porque las deudas y las responsabilidades mensuales no hacen espera.

La idea de emprender ya estaba desde mucho antes en la cabeza de Carolina y Luis, e inicialmente tenían planeado dedicarse a la elaboración de flanes y postres, pero la gente empezó a solicitar pasteles personalizados.

Entonces siguiendo un poco al corazón y otro poco a la intuición, y motivados ante su nueva situación y para no quedarse de brazos cruzados, se lanzaron al emprendimiento de repostería.

Carolina y Luis Castillo

“Nunca habíamos vendido postres, nada, siempre me ha gustado preparar flanes, y en enero empezamos una certificación, pero no la terminamos por la pandemia, pero, aunque no la concluimos, aprendimos mucho con mi esposo”, Carolina Umaña.

Y por increíble que parezca, después de casi un año de haber emprendido esta aventura, como emprendedores, nos comenta que su momento de auge o con mayores ventas, fue la pandemia.

“Identificamos que la gente, extrañaba tomarse un café y degustar un postre, y empezamos a tener muchos pedidos, y así se nos ocurrió, introducir una pizza artesanal, porque fue de los primeros cursos que se abordaron en la certificación, y fue un éxito también en ventas”, agrega Carolina.

De hecho, Carolina comenta que el mejor mes en ventas fue abril, cuando la incertidumbre en el país estaba en su máximo nivel, y a partir de allí empezaron a crear esa comunidad con la gente.

“Lo más bonito de esta experiencia es que los clientes se han convertido en familia, hemos creado una comunidad”, comenta Carolina con entusiasmo.

Ahora están de lleno en el negocio, y como familia ha sido un gran catalizador de unión, el negocio de Carolina lo podemos encontrar en Facebook como Sweet Moments Bakery Shop, y en Instagram como Sweet Moments HN, y también se pueden hacer los pedidos a través de WhatsApp al 32426476, y los envíos a domicilio también están disponibles en San Pedro Sula.

Sweet Moments nació con la idea de que la gente pueda compartir dulces momentos con su familia y para el negocio familiar de Carolina su satisfacción es ser parte de ello.

“De aquí a cinco años, nos vemos con nuestro local, y nos gustaría poner nuestro granito de arena, para mejorar al país, y dar talleres accesibles para que más personas puedan aprender y emprender”, concluye Carolina Umaña con la entrevista.

Como solo son dos, entre ambos logran sacar entre seis y 10 pedidos dependiendo el volumen, sobre los precios, podemos encontrar flanes tradicionales desde 250 lempiras hasta los pasteles personalizados dependiendo del tamaño el diseño desde 450 lempiras hasta el más sofisticado que pueden ascender hasta en L1, 100. 000.

Y al final nos dice, de algo malo algo bueno puede resultar, Dios siempre tiene un plan mejor del que nosotros podamos tener.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − diez =