Décadas de olvido convirtieron al río Ulúa y Chamelecón en los monstruos de agua

AA8C6D2C-042A-4A4F-BC90-32F624737B57
  • De siete a ocho años de trabajo constante se ocupan para recuperar el sistema hidráulico en el Valle de Sula.

La Ingeniero Marisa Mena del Centro de Estudios y Desarrollo del Valle de Sula dio una radiografía completa en el programa «Entre la Espada y la Pared» de lo que ha llevado, a lo largo de los años, a que los ríos Ulúa y Chamelecón se convirtieran en unos verdaderos monstruos y tengan vulnerable esta zona del país.

“Estamos entre la Espada y la Pared porque son dos ríos principales que interactúan en un valle de 2000 km2 formado de aluviones además que esos dos ríos interactúan entre ellos y tienen una cuenca muy grande que representa la cuarta parte del territorio nacional. Aparte de eso, cuando llueve se hace estragos porque los ríos están totalmente azolvados”, dijo en entrevista al programa Entre la Espada y la Pared de Radio Cadena Voces.

LOS GRINGOS TENÍAN TODO CONTROLADO

La historia registra que los norteamericanos encontraron en Honduras un territorio fértil para sembrar y construir fincas a lo largo de estos dos ríos importantes en la zona norte del país. Ellos, hace más de 40 años desarrollaron una obra de ingeniería que contemplo la construcción de tres canales de alivio, esos canales artificiales fueron diseñados por un cuerpo de ingenieros sumamente responsables para la protección de las fincas bananeras. Ese cuerpo de ingenieros permanentemente realizaba obras de azolvamiento en los ríos y todos los canales que ellos habían creado.

Según la ingeniero Mena el sistema hidrológico del Valle de Sula es muy complicado por la cantidad de canales artificiales que tiene el río Chamelecón ya que los gringos los crearon para poder cuidar las fincas de banano, una vez que la compañía bananera se fue, todos esos territorios fueron ocupados por asentamientos humanos y esa responsabilidad recayó sobre todos los gobiernos que han tenido que tratar de proteger no solo la vida de los hondureños pero también proteger la agricultura y la infraestructura de logística como son el aeropuerto y el puerto marítimo, además de proteger el 80 por ciento de las maquilas que se encuentran en el área y generan el 50 por ciento del producto interno bruto del país.

“Lamentablemente hay muy pocos fondos públicos para poder realizar mantenimiento en la cuenca alta que está totalmente azolvada y que arrastra una gran cantidad de sedimentos que luego son depositados en los ríos, ahora podemos decir que con solo 100 milímetros acumulados de lluvia en zonas como Santa Bárbara que es donde se canaliza lo que viene de otras partes del país podría decirse que se inunda el valle de sula”, aseguró la Ingeniero.

¿QUÉ SE TIENE QUE HACER?

Por estas situaciones descritas por la Ingeniero Marisa Mena, la vulnerabilidad en el Valle de Sula es cada vez más riesgosa y se necesitamos hacer acciones de des azolvamiento de los ríos y la construcción de una infraestructura de represas en la parte alta de la cuenca.

“Los gobiernos pasados no han invertido el dinero para el mantenimiento adecuado y otro factor es que los americanos tenían guardias de seguridad que cuidaban los bordos permanentemente”.

Lamentablemente la solución para evitar más tragedias a consecuencia de la crecida de los ríos no se construye en un año.

“El des azolvamiento de los ríos no se hace de forma correcta desde hace 40 años y tiene su reto y es que,dependiendo del estudio, que se tiene que realizar entre 2 o 3 años, se podrá determinar que partes de los ríos se tendrán que ampliar porque con el paso del tiempo se han reducido y si hay personas viviendo se tendría que comprarle sus propiedades para poder hacer la obra, otro factor es donde se colocaría todo el sedimento que se saca de los ríos, eso se tiene que poner en algún lado”.

LOS BORDOS

Siempre que tenemos temporadas de lluvias y que se anuncian las crecidas de los ríos Ulúa y Chamelecón, la población tiene la percepción que solo con la reparación de los bordos es que todo podría estar bien pero no solo eso se tiene que hacer.

“Los bordos son para salvar vidas, pero no son garantía ya, algo que está afectando es que los agricultores los están usando como caminos de trabajo y no son para eso la agricultura sobre los bordos, la palma africana sobre la falda de los bordos afecta y mientras siga la humedad y las lluvias es imposible poder ingresar con maquinaria para poder arreglarlos, porque el peso de la maquinaria los podría explotar por la vibración del equipo pesado y literalmente estamos esperando en Dios que exista una pequeña canícula y que el clima cambie para poder trabajar en la reparación de los bordos” lamento Mena.

La estrategia y el plan a implementar en este momento es que una vez que baje el rio se podría empezar a tratar de romper algunos bordos y que salga el agua de las áreas inundadas, expertos indican que se tiene que esperar que sequen esas áreas y luego repararlos, pero se tendría que contar con al menos unos 15 a 20 días con buen clima para poder hacer la reparación.

¿Y LA TELEMETRIA?

En esta entrevista la Ingeniero Marisa Mena recordó que hasta 2010 la antigua comisión del Valle de Sula tenía toda la telemetría correspondiente y manejaba entre 12 y 14 estaciones que en tiempo real se sabía que estaba pasando en cada río, pero aseguro que lamentablemente hoy es otra realidad.

“Ahora solo se cuenta con observadores de vista y esa información se traslada a COPECO, toda la información que se tiene de las estaciones actualmente están desfasados y estamos solicitando a la cooperación internacional que ayuden para poder reestablecer las estacione de telemetría como estaban antes”.

¿Cuánto tiempo se ocupa para recuperar el sistema hidráulico en el Valle de Sula así como estaba en la década de los noventa? Preguntó Carlos Martínez

“Esa es una pregunta entre la espada y la pared, pero podría decirle que unos 7 u 8 años y si le metemos dinero con ganas” respondió finalmente la Ingeniero Marisa Mena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *