David Romero Ellder: “Es un mensaje horrible para la prensa en general”

Al conocer la decisión de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, David Romero Ellder manifestó que esa era una decisión política, mas no jurídica.

En entrevista vía telefónica brindada al programa “En la Mira” de Canal 6, el periodista David Romero manifestó que la noticia no le sorprendió, pues él había recibido la información adelantada unos días antes. “Ya me habían ratificado que la decisión política era la de ratificar la decisión del Tribunal de Sentencia”.

No obstante, sí reconoció que antes de eso tenía la plena convicción que el caso se iba a resolver de manera favorable. “No por un agradecimiento político o arreglos políticos; sino porque no hay nada, porque fue una sentencia absurda, porque fue una sentencia política y no jurídica. Porque quienes me denunciaron y presentaron la querella contra su servidor son los que deberían estar presos porque son a los que se ha señalado, tanto a la esposa como al esposo, de estar en actos de corrupción. Especialmente el esposo que fue Fiscal General Adjunto”, expuso Romero al iniciar la entrevista.

Con este preámbulo sí se declaró molesto porque no la considera una decisión judicial apegada a justicia, sino apegada a intereses particulares. “Sí molesto porque se le informó que eran órdenes estrictas del Presidente de la Corte y del Presidente Juan Orlando Hernández, así, textualmente”, aseguró.

Sentencia que la consideró como “absurda, tonta, torpe, hecha políticamente”; con esto hizo un recorrido por algunos acontecimientos que merodearon su asunto particular; recordó las presiones de Teodoro Bonilla. “Que hoy lamentablemente guarda prisión también, la presión contra el abogado Echenique que conocía la causa, etc, etc. Desde ese momento, desde el 2015 para acá ha sido una lucha contra el poder político”, aseguró.

A la vez reconoció que su posición crítica ante el ‘status quo’ era una “daga en mi pescuezo”; aunque sí reconoció que hubo un momento en que llegó a pensar que de repente podría haber reflexión, por la dimensión del asunto y porque no hubo ningún delito en su posición periodística mantenida.

“Ir a la cárcel, mandar a la cárcel a un periodista, por un delito de calumnias e injurias, ponerle 10 años de prisión; eso es absurdo, sería la primera vez en la historia del mundo moderno occidental y tal vez ni en las peores dictaduras por decir cosas, entonces lo que hay es un ingrediente político muy fuerte, es el corolario de toda una persecución en contra de tu servidor para tratar de callarlo según la lógica de ellos”.

Afirmó que no podrán callar al equipo periodístico construido en función del trabajo de investigación. “Esta fue una decisión que la tomamos (posición crítica) porque estamos en un país sin leyes, estamos en un país en donde no se respeta ni la voluntad popular ¡yo todos los días no me canso de decirles! hondureños, estamos en un estado de indefensión, porque eso es lo que estamos viviendo, una dictadura”, expresó Romero.

De paso, esta decisión judicial, le restriega en la cara todas aquellas palabras y señalamientos de sus enemigos que expresaron que David tenía un arreglo con Juan Orlando y que no le iba a pasar nada, dijo el ahora periodista sentenciado.

“Esto les demuestra a todos estos ‘amigos’ que me acusaron y me señalaron que yo me había vendido y que había hecho un pacto con Juan Orlando, o con el poder; todo esto te demuestra que todo eso fue mentira, yo nunca llegué a arreglos con nadie, porque no me gusta hacer arreglos. Yo puedo tener encuentros con cualquiera, incluso gente del poder. Lo que pasa es que yo soy un periodista controversial y digo las cosas como las siento y como las pienso, no ando midiendo ni calculando”.

David Romero tampoco se siente protegido por el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), del que considera ha perdido la visión y no mira más allá de los intereses de sus agremiados y no del principio de la libertad de expresión. Con respecto a su caso y lo que representa para el ejercicio periodístico en Honduras dijo.

“Sí este es un precedente funesto, es un mensaje horrible para la prensa en general ¡no para David Romero! Yo siempre lo he dicho, David Romero es una persona, sí, un comunicador social; pero al final yo voy a seguir peleando hasta donde las fuerzas me den, por el derecho a la libertad de expresión, por el derecho de decir las cosas como las pensamos y como lo sentimos”, concluyó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


uno + quince =