Cuidado con los PERÍODOS DE GRACIA financieros porque podrían resultar nada ‘graciosos’

recorte cap mira

Sin duda que todo préstamo que ya se tenía para cuando el coronavirus llegó a Honduras le ha acarreado serios problemas de diversa índole a los acreedores. Tal como lo dice el analista financiero Walter Romero, son los préstamos a vivienda en donde los problemas son mayores por lo prolongado del plazo.

Incluso la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS) ha emitido varias circulares durante este mismo período. “Primero emitió la o6-020, estableciendo que los bancos podían establecer períodos de gracia desde marzo hasta el 30 de junio para todos los deudores”,relató Perdomo.

Pero al vencer ese plazo, CNBS emitió una nueva circular, que es la 026-2020. “En donde establece una nueva disposición, que autoriza a todas las instituciones supervisadas que realizan operaciones de crédito, para que puedan otorgar períodos de gracia adicionales al 30 de junio”, esto es válido a partir de hoy.

Eso cuando los acreedores han sido afectados en alguna forma por los efectos de la pandemia, es decir, pérdida de empleos, reducción del sueldo, imposibilidad de operar su negocio, afectación de la salud por la pandemia, etc.

Romero recalcó que durante un período de gracia no significa que el banco dejará de cobrar intereses. Por lo tanto “la primer recomendación para todas las personas es tener documentos que nos acrediten, que realmente hemos sido afectados por la pandemia”, o sea, los papelitos hablan y en este casos hablarán por usted.

Pero también ese será el inicio de los dolores de financiamiento, una cuota a menudo su casi totalidad es para el pago de intereses y un pequeño porcentaje es abono al capital.

Entonces imagínese los intereses, por ejemplo de vivienda que siempre es a largo plazo y al inicio de la pandemia estaba a la mitad o venía iniciando los pagos y el banco le dice que esos intereses se los puede capitalizar ¡cuidado! eso no lo debe aceptar.

Porque es muy probable que hacia agosto, cuando finaliza el período de gracia, el banco va a querer que usted le pague de una vez los intereses de tres meses.

Pero como venimos de una crisis, lógicamente la persona no podrá pagarlos de una vez. Entonces el banco le dice ‘se los voy a capitalizar y le voy a recalcular ese nuevo capital’, pero esos intereses llevados al capital, durante el cúmulo de cuotas que le hacen falta pagar por 10 años, 15, o más años, en el caso de préstamos a vivienda, le van a salir en un aproximado de 20 cuotas más a las que originalmente contenía el contrato, explicó Romero.

Aunque esto es incorrecto, agregó Romero, porque hay una “norma contable” válida para el cálculo de los intereses y la suspensión de los mismos, como en este momento en que hay problemas.

“En primer instancia tenemos que saber que mientras estemos en suspensión de garantías constitucionales, dice la CNBS, la persona no pierde su categoría de crédito. Entonces si le sumo esos intereses al capital original, como en préstamos de vivienda que viene comenzando la persona, voy a deber más del préstamo original, o sea, voy a terminar pagando en 18, 24, 25, lo que sea, cuotas, más; y eso es una barbaridad de dinero”, aseguró.

Entonces qué es lo que tiene que hace una institución financiera, porque ni pensar que un banco va a perder, esos intereses los cobra porque los cobra. “Dice la norma contable que lo que tiene que hacer es tomar esos intereses y llevarlos a una cuenta de orden”.

¿Pero qué es una cuenta de orden? “Es cuando no los va a registrar como intereses sino como cuota normal, mientras eso sucede, el banco lleva allí los intereses acumulados durante los meses que se mantenga el período de gracia, de esa forma, no tiene porqué capitalizar los intereses y eso no lo debe permitir un acreedor, porque sépalo, le van a cobrar intereses sobre intereses”, apuntó el especialista financiero.

“Entonces llevando esos intereses a una cuenta de orden el banco le dice a la persona ‘usted me los puede pagar’ pero en qué momento; ‘como usted pueda me va abonando, o me lo paga al final de la cuota de préstamo’, así lo estable la Comisión», relató.

De modo que un banco que toma los intereses y se los ‘distribuye’ a lo largo de lo que resta del pago del préstamo está violentando la normativa de la CNBS, por lo tanto si un afectado, de esos que ‘no se les va chanco con mazorca’, perfectamente puede interponer una denuncia formal y esa institución financiera puede salir ‘trasquilada’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − 13 =