Cuba abre la puerta al surgimiento de las pequeñas empresas, y desata las manos del sector privado


En una importante reforma de la economía dominada por el estado, el gobierno cubano permitirá que las pequeñas empresas privadas operen en la mayoría de los campos, eliminando su lista limitada de actividades, informaron el sábado medios estatales.

La medida, que llega en momentos en que la isla caribeña busca recuperarse de una recesión económica, ampliará el campo de 127 actividades a más de 2.000, habría dicho la ministra de Trabajo, Marta Elena Feito Cabrera. Habló en una reunión del consejo de ministros que aprobó la política.

Dijo que habría 124 excepciones, pero los informes de los medios no proporcionaron detalles.

Los economistas cubanos reformistas han pedido durante mucho tiempo que se amplíe el papel de las pequeñas empresas para ayudar a reactivar la economía y crear empleos.

La economía se ha estancado durante años y se ha contraído un 11% el año pasado, debido a una combinación de la pandemia de coronavirus que devastó el turismo y las duras sanciones de Estados Unidos. Los cubanos han estado lidiando con la escasez de bienes básicos y las filas interminables para obtenerlos.

La crisis ha forzado una serie de reformas prometidas desde hace mucho tiempo pero estancadas, desde la devaluación del peso y la reorganización del sistema monetario hasta cierta desregulación de las empresas estatales y la inversión extranjera.

“Los autónomos no lo van a tener fácil en este nuevo comienzo debido al complejo entorno en el que van a operar, con pocos dólares e insumos en la economía”, dijo Pavel Vidal, ex economista del Banco Central de Cuba que enseña en Pontificia Universidad Javeriana Cali de Colombia.

“Pero con el ingenio de los cubanos y la sofisticación del mercado paralelo, van a poder despegar poco a poco”, agregó.

El presidente Miguel Díaz-Canel dijo el año pasado que el país enfrentaba una crisis internacional y local y que implementaría una serie de reformas para aumentar las exportaciones, recortar las importaciones y estimular la demanda interna.

Dijo que las medidas incluirían “la mejora del sector no estatal, con prioridad inmediata en la expansión del autoempleo y remoción de obstáculos”.

El sector no estatal - sin incluir la agricultura con sus cientos de miles de pequeñas fincas, miles de cooperativas y jornaleros - está compuesto principalmente por pequeñas empresas privadas y cooperativas; sus empleados, artesanos, taxistas y comerciantes.

El ministro de Trabajo dijo que había más de 600.000 personas en el sector, un 13% de la población activa. Todos están designados como autónomos y se estima que el 40% dependen principalmente de la industria del turismo o trabajan en el transporte público.

Durante los últimos seis meses, el gobierno también ha tomado medidas para otorgar a las pequeñas empresas acceso a los mercados mayoristas y para importar y exportar, aunque solo a través de empresas estatales.

Fuente Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.