Costa Rica se rebela y le da ‘pura vida’ al Mundial

Costa Rica se rebela y le da 'pura vida' al Mundial

Si el fútbol no entiende normalmente de lógicas, en un Mundial cualquier apuesta sensata salta por los aires. Japón se antojaba un gigante en manos de la débil Costa Rica, pero a la hora de la verdad, los nipones se atascaron ante el entramado defensivo de los ‘ticos’ y desperdiciaron una magnífica oportunidad para clasificarse por la vía rápida.

Ahora, se la tendrán que jugar ante España en la última jornada, mientras Costa Rica se engancha de una forma sorprendente. Los de de Luis Fernando Suárez sacaron el máximo provecho a su único disparo a puerta. Increíble.

Ni un solo chut a puerta en los primeros 45 minutos. El dato lo dice todo. Nada del arrollador Japón que dio la campanada ante Alemania en el debut. Costa Rica, por su parte, a poco que hiciera ya iba a mejorar sus prestaciones respecto a la humillante goleada encajada frente a España. Los de Luis Fernando Suárez mostraron disciplina, se atrincheraron bien atrás con cinco defensas y buscaron los carriles y la inspiración de Joel Campbell. No les dio en los primeros 45 minutos para generar ocasiones, pero sí para controlar a los nipones, totalmente atascados.

Primer tiempo decepcionante
Sus razones tendrá, pero es curioso que Hajime Moriyasu, el seleccionador japonés, decidiera hacer cuatro cambios en un equipo que habia funcionado muy bien. El de Morita por Sakai, más obligado por las molestias del lateral diestro del Urawa Red Diamonds, pero también se quedaron fuera Tanaka, Junya Ito y Take Kubo. En cambio, Costa Rica apenas varió, solo dos cambios, los de Waston y Torres por Carlos Martínez y Bennette, pero una mentalidad muy distinta.

Pronto se vio que iba a ser un partido más igualado de lo que a priori se esperaba y los aficionados costarricenses presentes en el Ahmad Bin Ali Stadium se esperanzaron al grito de ‘sí, se puede’. El colorido estuvo en las gradas, pues sobre el césped, muy poco. Dominio japonés, pero muy poca claridad de ideas, solo un centro peligroso de Ritsu Doan a los 13 minutos que no encontró rematador. Y poco más. Keylor Navas blocó dos balones sin ningún peligro y los minutos fueron pasando sin nada que llevarse a la boca. Un primer tiempo decepcionante.

Japón intensifica… pero marcan los ‘tikos’
Entraron Hiroki Ito y el rapidísimo Asano en la reanudación, pasó Japón a defensa de tres centrales y los nipones le pusieron tres marchas más al partido. El resultado, una primera gran ocasión solo a los treinta segundos de arrancar. Pared de Asano con Morita y disparo de este último para sacarlo Keylor Navas con muchos apuros. Después, fue Endo quien lo probó. Se vino arriba la selección asiática y Costa Rica empezó a perder las costuras. Un guión mucho más acorde a lo previsto.

Aguantaron los ‘ticos’, sin duda mucho más competitivos, pese a sus evidentes carencias, que en el día del estreno. Chut cruzado de Soma desviado, después le salió arriba una falta muy peligrosa. Japón parecía más cerca del primero, pero la campanada estaba por llegar. Se estiró Costa Rica a diez minutos para el final como para ver qué pasaba y lo que ocurrió es que le dio un vuelco total al partido. Fuller recibió dentro del área y le salió una rosca con la izquierda que despistó por completo a Gonda. Falló el meta japonés, que apenas la pudo rozar. Un disparo a puerta, un gol. Espectacular eficacia.

A la desesperada, pero estuvieron cerca de empatar los ‘samurais’, pero entonces apareció la figura de Keylor Navas, que pasó de denostada a salvadora, cuando rechazó el chut de Kamada y sacó después el brazo en el barullo dentro del área. Costa Rica logró lo que nadie se podía imaginar. Pura vida en el Mundial de las sorpresas.

 

Deja tu comentario