COPA AMÉRICA: Brasil campeón 12 años después al vencer 3-1 a Perú

El local fue contundente y se impuso por 3-1 ante un rival que encaró con determinación el encuentro decisivo. Los goles fueron de Everton, Gabriel Jesus (que luego fue expulsado) y Richarlison de penal. Había empatado transitariamente Guerrero.

Y la mayor sonrisa, al final, se la llevó el gran favorito. Más allá de las polémicas que rodearon su llegada al encuentro decisivo y de la guapeza que mostró el Perú de Ricardo Gareca para ir a buscar la sorpresa, el Brasil de Tite se impuso con solidez por 3-1 en una final en la que mostró contundencia y en la que supo bancar los momentos difíciles de un encuentro en el que todos se jugaban mucho.

Pero cuando parecía que Perú podía escribir un libreto diferente al que había pensado la mayoría, apareció la genialidad de Gabriel Jesus. El delantero del Manchester City, que ya había sido fundamental en la semifinal con Argentina, dibujó una maniobra a pura habilidad por el costado derecho del ataque y sacó un centro pasado y preciso para que Everton clavara en el segundo palo el 1-0 ante el indefenso Gallese a los 15 minutos. Empezaba otro partido.

Firmino se tiró a los pies para recuperar una pelota, que cayó en los pies de Artur. Y el mediocampista del Barcelona, que agarró la pelota con la defensa de Perú desacomodada, manejó el ataque con maestría para ponerle el pase a Gabriel Jesus en el momento justo. El delantero del City, en estado de gracia, no dudó: definió a un palo ante el achique de Gallese y la fiesta volvió a instalarse en un Maracaná que se había sumido en el temor un rato antes.

Cuando parecía que Perú empezaba a resignarse, otra situación generó un impacto que alteró el final del partido. A los 26 del segundo tiempo, Gabriel Jesus vio la segunda amarilla por una carga violenta y dejó a Brasil no solamente con diez jugadores para el cierre, sino sin su mayor figura del torneo

Y lo que le faltaba al partido para terminar de definirse llegó en el cierre, con la sanción de un penal  de Zambrano a Everton que el árbitro Tobar, sancionó y ratificó con el VAR. Richarlison sentenció entonces el 3-1 que liquidaba la historia, y ya no hubo tiempo para más.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*