Contratos de compra de energía renovable siguen causando «cortocircuito» en opinión pública

Mientras un sector puja porque se dé una revisión de esos contratos, por considerar que resultan demasiados onerosos; otro sector considera que eso no es posible porque linda en inestabilidad jurídica.

A consideración del dirigente de la Stenee, Miguel Aguilar, es urgente revisar los costos del total del parque de generación  porque esto crea una desigualdad social. “El valor del kílowatt para la población de más bajo consumo le cuesta L.4.80, y para otros que están en residencial de alto consumo tiene el mismo precio, con la diferencia que esta última la ocupan para ser rentabilizada”, refirió Aguilar.

Esa es una desigualdad social que golpea más a la clase de menos consumo, expresó el dirigente sindical. “Y por eso proponemos nosotros que haya en este nuevo marco tarifario, un bloque de energía que vaya orientado a los estratos sociales de más bajo consumo”, según expuso.

Según Aguilar, eso puede salir de dirigir un 21% de la generación pública en el sistema y que el despacho sea económico. “Pero nosotros esperamos que este plan integral que está llevando el gobierno y que la revisión de los contratos va en los ocho puntos que firmó el gobierno, sea real y contundente para el bien del país”, afirmó.

Para él, no hay ninguna justificación que Honduras pague un kílowatt de solar a 17 centavos de dólar, porque eso está fuera de contexto en realción de todo el mercado regional.

energía generación renovable contratos


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*