Contrato de concesión de COVI habría circulado por peligrosas ‘curvas’ jurídicas

CASETAS REDEMIN


La Comisión del Congreso Nacional que revisó el contrato de COVI encontró 40 irregularidades por lo cual se debe negociar bajar tarifa o cancelarlo, dice el diputado, Carlos Umaña.

“Definitivamente este contrato estaba plagado de irregularidades, dentro de las que le voy a mencionar las más grandes, por ejemplo, cuando decidieron el traslado de la caseta de las coordenadas que el contrato decía hacia Santa Cruz de Yojoa”.

Otra que mencionó. “Le dejaron la responsabilidad al Estado de las rampas de desaceleración, cosa que no es correcta, ya que ellos fueron los que movieron la caseta y esto le costó la vida a más de 15 personas que en los diversos accidentes al grado tal de denominarla ‘caseta de la muerte’, recordó el legislador.

Una más. “El costo del kilómetro recorrido está sobrevalorado, definitivamente, a criterio de los abogados; el mantenimiento y hay muchas obras complementarias que se tenían que hacer a lo largo y ancho de la carretera, tampoco se efectuaron”.

“Por lo tanto, hay serias anomalías que se puede pedir el informe en la Secretaría del Congreso Nacional y a razón de esto el Ingeniero Ramos nos había manifestado que estaban negociando el retiro del contrato o la disminución de los costos”.

“Entonces, no entendemos que fue lo que pasó y por qué abruptamente esta empresa decidió este fin de semana subirle al peaje, bueno, me alegra que ya esté revertido a raíz de la orden de la Presidente de la República”, dijo Umaña.

Por todas las irregularidades encontradas que resultan de justificación para una revisión de dicho contrato.

“Recuerde usted que al Congreso Nacional no le corresponde, salvo después, cuando el Ejecutivo lo ha negociado, entonces viene el Congreso y aprueba, expuso.

Deja tu comentario