Conozca los procesos que tiene el material electoral hasta que el consumidor final lo obtiene como cifras

Captura 2eduado fuentes


Eduardo Fuentes, codirector de Asuntos Políticos del Consejo Nacional Electoral (CNE), es quien no narra el procedimiento que se realiza, tanto en el Centro Logístico Electoral, como en el Centro de Cómputo.

Recordemos que fueron 5,691 centros de votación, que en cifras globales implicaron más de 27 mil mesas receptoras, esto a la vez significa un acta por cada Mesa Electoral Receptora; de ahí es de donde el personal del Consejo Nacional Electoral comenzó a contar y tabular cada uno de los datos para darlos a conocer al público en general.

Por lo que Fuentes reconoció que es una cifra bastante baja la que lograron entregar la noche del miércoles, sin embargo eso solo fue el inicio, recordó que hay turnos de 24 horas trabajando en este proceso, por lo que para este día en el transcurso de la mañana esperan poder entregar un segundo informe.

Fuentes detalló así el proceso que se sigue hasta llegar al acta. “El material electoral llegó desde los departamentos en custodia de las Fuerzas Armadas, en custodia de un oficial administrativo del CNE y tres custodios propuestos por cada uno de los partidos políticos, ellos son los encargados de entregar el material electoral en el Centro Logístico Electoral, en el INFOP”, dijo.

Después de esto y según elección administrativa van siendo solicitadas por municipios para el proceso conocido como “destuse” de las maletas electorales. “En ese proceso de destuse están trabajando en tres turnos por 24 horas 200 personas; una vez que termina ese proceso de destuse hay alrededor de 60 personas trabajando en el escaneo de estas actas, para ello pasan por un proceso de verificación a través de códigos de barra, código QR y de papel de seguridad que se establece la veracidad de las mismas”.

“Una vez escaneada, el acta física pasa al Centro de Cómputo del Consejo Nacional Electoral que está ubicado en un hotel de la ciudad capital, en donde con base a esa imagen, pasa a la transcripción para alimentar la base de datos, trabajo que los realizan más de 200 transcriptores trabajando también en tres turnos”, expuso.

Sin embargo la parte más lenta es el destuse, porque implica la comprobación que todo lo que salió viene de regreso, sin embargo no todo está siempre allí y es cuando se ralentiza el proceso porque hay que averiguar qué pasó, o incluso algún material electoral definitivamente no ha regresado como es el caso de los departamentos de Cortés y Atlántida, del que se esperaba su arribo en la capital hacia horas de la madrugada de este día.

A fin de evitar suspicacias (que con los políticos es misión imposible) y algún tipo de sesgo, no todas las actas de un mismo departamento van a ser procesadas de una vez. “Con el fin de ser objetivos y no estén sesgados por el departamento con respecto a otro que sabemos que varía, estamos trabajando en función de porcentajes, por ejemplo, procesamos el 30% de cada departamento para que las muestras que se vayan viendo no sean muestras de uno u otro departamento, sino que vayan siendo muestras globales”, explicó.

Consideró que al ritmo de trabajo que llevan de jueves a viernes podrían tener una tendencia irreversible en el nivel electivo presidencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − once =