Confusión de identidad de recluso fallecido con ciudadano honorable desnuda pésima condición del INP

Captura dr nombre

Luego que se diera a conocer que uno de los reos fallecidos por un enfrentamiento en la cárcel de ‘MÁXIMA SEGURIDAD’, La Tolva, tenía doble identidad, un médico originario de Copán con suma preocupación salió aclarar que uno de esos nombres pertenece a él y pidió ayuda para limpiar su imagen.

El reo supuestamente respondía al nombre de Óscar Monje, sin embargo, cuando le tomaron las huellas dactilares, el banco de datos arrojó la información que su verdadero nombre era Edwin Coto.

Por lo que el verdadero Edwin Xavier Coto dijo estar sorprendido al escuchar que su nombre lo utilizaba un recluso de La Tolva.

El doctor Coto dijo sentirse confundido y sorprendido, por en varios medios ha visto su fotografía y su nombre completo como uno de los reclusos que cayó abatido en al reyerta en La Tolva.

“Nosotros en realidad venimos de una familia honorable aquí en la ciudad de Santa Rosa, de que no hemos tenido problemas con nadie, no tenemos antecedentes penales ni antecedentes judiciales, ni problemas con ningún tipo de personas”, aclaró el galeno.

Desde luego que esa es la preocupación particular de él y tiene toda la razón. Pero ¿el sistema penitenciario? Ahora es una preocupación general ¿Es confiable el trabajo del INP? ¿qué falta esperar para que la escoba con cloro, desinfectante y destapa cloaca pasen por el sistema penitenciario? que demás está decir ESTÁ PODRIDO.

Porque la víctima fuera conocido de forma cotidiana por el nombre de Óscar Monje, pero ya muerto le cotejan las huellas dactilares y el sistema le dice que en realidad su nombre era Edwin Coto, pero resulta que el verdadero Edwin Coto es un ciudadano honrado, de reconocida trayectoria en su ciudad natal ¿ENTONCES? De qué fiabilidad podrá gozar el Instituto Nacional Penitenciario con errores tan garrafales, imperdonables e injustificables como éste.

Sinceramente, las actuales autoridades del INP dejan tanto que desear como las anteriores, por si no lo sabían no sirven para esto, por lo tanto su accionar como autoridades penitenciarias son como las de PARÁSITOS, no se merecen el sueldo que devengan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − dieciseis =