Confraternidad Evangélica: “No vacunarse por razones religiosas es un error”

 Tenemos que obedecer las leyes terrenales, dice el pastor, Rafael Antúnez.

“Continúa recordándoles que estén en sujeción y sean obedientes a los gobiernos y a las autoridades como gobernantes, que estén listos para toda buena obra”.

(Tito 3:1)

El pastor de la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), Rafael Antúnez, afirmó que no vacunarse contra el COVID-19 por razones religiosas es un error que puede ser mortal.

Algunos líderes de iglesias han recomendado a sus feligreses no vacunarse contra el coronavirus lo que en algunos casos ha resultado fatal.

La Secretaría de Salud ha aplicado un poco más de 4.07 millones de vacunas, de esas 2.7 millones son primera dosis y 1.3 millones son de segunda dosis de una población elegible de 7 millones de hondureños.

En ese sentido, el dirigente dijo que “esta es una oportunidad para expresar nuestro pesar luego que nuestro colega, el pastor Mario Tomás Barahona y su familia se encuentran contagiados con el Covid-19”.

Esta misma mañana ya se ha informado del fallecimiento del pastor Barahona, quien lideraba la iglesia Mi Viña.

En su momento, el pastor Mario Barahona, dijo que las biomedidas las tomaban las personas con falta de fe y que no tenían una relación con Dios. Hoy, se reporta su deceso a causa del coronavirus, que también mantiene en estado delicado a su esposa.

“Suena contradictorio, pues primero que no había vacunas criticaban por ello y ahora que hay la gente no se quiere inmunizar”, comentó.

“En medio de nuestra situación que estamos viviendo, nosotros estamos haciendo un llamado enérgico, permanente y urgente desde nuestras iglesias y por todos los medios para que la gente acuda a vacunarse”, afirmó.

Prójimo

“Primero tenemos que pensar en nosotros mismos y después en nuestro prójimo, en el bien común y en la familia, ya que lo mejor es estar vacunado que no estarlo”, afirmó.

“De manera que nuestro llamado es a nuestros líderes y pastores quienes a veces se resisten por razones religiosas lo que es un error ya que La Biblia nos manda a obedecer las leyes terrenales”, afirmó.

“Por respeto a la autoridad del gobierno y pastoral hay que acudir a los centros de vacunación porque tengo entendido que hay disponibilidad de dosis para que todo mundo pueda inocularse”, subrayó.

Antúnez recordó que “el primer llamado que formuló la Confraternidad Evangélica cuando apareció la pandemia es que no se abrieran los templos, sin embargo, algunas iglesias ya tienen reuniones”.

“Ahora hemos empezado a abrir nuestro templo los domingos con todas las medidas de bioseguridad, respetando las distancias tal como está establecido”, dijo.

“Todos usamos mascarilla y gel en las manos, tal como lo recomiendan los expertos en salud y nosotros demandamos a los demás cumplir con todos los protocolos. No creemos que se hagan reuniones como antes, eso ya no es posible”, finalizó.

COVID-19 en cifras (Sinager al 3 de septiembre): 343,807 casos, 9,028 fallecidos, 197,551 recuperados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 5 =