Como en Sodoma y Gomorra la Plaza Juniana tiene de todo para la perdición

¡Ay! La Plaza Juniana… tan bonita que se ve desde el aire, da la impresión de mucha alegría y sana diversión.

Sin embargo abajo no todos ponen los pies en la tierra y como los metales pesados, aquí los instintos humanos tocan fondo. Bajo la influencia del alcohol y quien sabe si algunas otras sustancias, cualquier excusa se convierte en un derecho que hay que defender a puño, dientes y patadas.

Ahora bien, si las diferencias son tan grandes, desde luego que el espacio en la arena también debe ser igual de grande, aunque obviamente aquí el campo abierto resultó una exageración.

Con tanto pleito que cada noche se arma en la Plaza Juniana, que las damas también desean ser tomadas en cuenta, siempre se podrá encontrar a ‘dos que tres’ disponibles a dar su propio ‘show’.

Pero no todos están dispuestos a ‘sonarse los mocos’ por nada, o halarse ‘las greñas’ solo porque sí, también hay quienes encuentran su espacio para demostrarse amor, aunque sean del mismo sexo.

En verdad, para todas estas acciones, no se ocupa el pretexto de la Feria Juniana, porque son espectáculos que los actores pueden brindarlos en cualquier época del año; bueno sería que algo de la feria sea dejado para ser espacios estrictamente para la familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − nueve =