Como adolescente irresponsable CCEPL anterior gastó fondos del CNE en ‘chucherías’

Comienzan a surgir documentos que revelan cuál puede ser la causa real por la cual el equipo de trabajo de Luis Zelaya se resistente a entregar la documentación que liquide el dinero entregado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Ricardo Leiva fungió en la Comisión Nacional Electoral del Partido Liberal, en representación del Movimiento Esperanza de Honduras, del ex aspirante Darío Banegas, él confirmó la cantidad de dinero que recibió esta comisión del Partido Liberal, de parte del Consejo Nacional Electoral (CNE), para efectos de cubrir gastos durante las elecciones primarias.

“Nosotros como Comisión Nacional Electoral, no recibimos ni un tan solo cinco, recordemos que la comisión solo es un órgano auxiliar del partido, carecemos de personería jurídica, por, lo que los traslados de fondos se hacen de forma directa a los partidos”, indicó Leiva.

Con ello expuso que los partidos administran esos fondos a sugerencia de la comisión. “En el caso de nosotros adquirimos 1.5 millones para operatividad de la comisión y de ello ya se presentó la liquidación, en copias certificadas y autenticadas, porque todas las originales obran en poder del ingeniero Luis Zelaya”.

Confirmó que, desde el 3 de marzo comenzaron a recibir notas desde el CNE solicitando los listados de las personas que integrarían las distintas comisiones electorales municipales lo mismo que coordinar el transporte de las maletas electorales, desde los centros de acopio municipales hasta los centros de votación y viceversa.

“Esta nota que fue girada por el CNE a nosotros, como comisión nacional, se nos pidió que conformáramos todas las comisiones municipales que no estaban dentro de los calendarios que teníamos previsto, porque recibimos tarde los fondos de parte del CNE”, eso porque también el instituto electoral los recibió tarde de parte de Finanzas, dijo Leiva.

“Para eso se nos comunicó que se iban a entregar 5.2 millones de lempiras para el traslado de maletas electorales desde los centros departamentales, hacia los municipios y desde cada uno de éstos hacia los centros de votación, a través de las comisiones municipales y a través de los custodios electorales”, porque fue responsabilidad de cada uno de los partidos realizar esta organización.

En el caso del Partido Liberal se dividió el número de custodios electorales en tres partes iguales, dado que fue el número de movimientos que se organizaron.

Este comité firmó una nota 10 días después de realizadas las elecciones primarias, sugiriendo realizar la devolución de fondos que compartidos sumaban 5,600.000 lempiras al Consejo Nacional Electoral, nota que fue girada por la sospecha que el dinero no había sido utilizado para lo asignado.

“Sin embargo tuvimos caso omiso y el mismo día 13 de marzo nosotros hicimos una aclaración pública que la mandamos a varios medios de comunicación, en el sentido que nosotros al no obtener la respuesta del Central Ejecutivo saliente”, Leiva aclaró que los fondos fueron liberados hasta la fecha del 12 de marzo, es decir apenas un par de días antes de las elecciones.

Como el dinero no se entregó a las comisiones departamentales, es que la Comisión Nacional Electoral urgió al CCEPL, 10 días después de las elecciones a que procediera a realizar la respectiva liquidación tal como lo exigía el CNE.

Una nota posterior, girada por el CCEPL de entonces, dice que no realizará el pago y cancelaciones de fondos, que en realidad eran para que las comisiones electorales cubrieran los gastos de funcionamiento de las comisiones municipales y departamentales, asó como para el traslado y transporte de maletas electorales.

La nota gira por el anterior CCEPL al CNE y leída por Leiva dice así: ‘Debido a que no se ha recibido un reglamento especial de liquidaciones, o bases de pago con especificaciones de lineamientos a seguir para pagos de este y otros conceptos, POR LO QUE SOLICITAMOS PROCEDER A DEDUCIR ESA CANTIDAD DEL FONDO A SER RECIBIDA COMO DEUDA POLÍTICA, así como lo describe la certificación 417-2021 artículo 6 en el entendido que  no se liquide el desembolso efectuado según los lineamientos de este reglamento, dichos valores sean deducidos del anticipo de la deuda política. Al honorable Consejo Nacional Electoral, pido admitir el presente escrito y resolver conforme a lo solicitado. Tegucigalpa 9 de abril de 2021’, finaliza la nota leída por Leiva y que fue firmada por Octavio Pineda.

Es de recalcar que la actual dirigencia del Partido Liberal al momento de asumir funciones se encontró con cero documentación en las oficinas del CCEPL, porque los anteriores directivos se la llevaron consigo, aduciendo que de momento existe un reclamo en los tribunales de justicia y que mientras eso no sea resuelto, ellos no devolverán la documentación administrativa, que no es propiedad de persona particular alguna, sin importar que cargo haya desempeñado en el partido.

La documentación es del Partido Liberal por lo tanto allí se ha cometido un delito de sustracción de documentos. “El partido Liberal es una institución de dominio público y por ende los documentos pertenecen a la institución, no a ninguno de los miembros, ni pasados, ni presentes, ni futuros; expuso Leiva.

La hoja a continuación describe en forma clara, en qué se gastó parte del dinero que debió haber sido utilizado para el traslado de maletas electorales, pago a estibadores, contrato a descargadores, contrato de trasporte como camiones, vehículos pequeños, alquiler de bodegas. O en su defecto, debe ser devuelto al CNE.

Sin embargo los subrayado en amarillo dice que fue utilizado para el pago a préstamo, pagos diversos, para una marcha que el CCEPL realizó en contra del CNE (quien le había entregado el dinero), compra de mascarillas personalizadas, impresión de pancartas, banners, montaje de eventos, depósitos para la marcha, compra de refrescos y agua para la marcha, compra de alimentación para la marcha, pago línea telefónica de Luis Zelaya, pago montaje conferencia de prensa, pago de seguridad, pago a un depósito de una persona particular, incluso hasta un pago a Isidro Zelaya Medrano.

O sea, sí es cierto que el CCEPL recibió los fondos de manera tardía, pero si no los ocuparon por esa razón, igual había que devolverlo; pero comenzar a gastarlo como si se trata de adolescentes irresponsables y después pretender que se lo carguen a la directiva venidera es una enorme imprudencia.

Al no poder contar con documentos, al CCEPL no le quedó más remedio que indicar que es lo que encontro, lo que se resume en estas dos hojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *