Comienzan los días de calor para los europeos

Las estaciones han pasado a ser una convención astronómica desde que el cambio climático domina nuestras vidas. Ni los inviernos son tan duros como antes ni los veranos tan soportables, e igual sufrimos una ciclogénesis en junio como llevamos manga corta en noviembre.

Lo cierto es que este año ha llovido un 25% menos de lo habitual y la previsión es que la estación que comienza este viernes sea más calurosa de lo normal, por lo que la definición de la situación de España vuelve a ser de “sequía meteorológica”. Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) de España, la temperatura media este verano será entre medio grado y un grado más alta de lo habitual y el escenario cambiará de manera drástica la semana que viene, cuando se espera la llegada de “calor intenso”. No se descarta que pueda producirse una ola de calor, aunque aún es pronto para saberlo.

El comienzo de las estaciones se establece por aquellos instantes en los que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso del solsticio de verano esta posición se da en el punto de la eclíptica en el que el astro alcanza su posición más boreal.

Los solsticios, por tanto, ocurren por la imperfección de la Tierra, una pequeña inclinación de 23º y 27 minutos. Esta posición, junto al movimiento del Sol, hace que en el solsticio de verano el Polo Norte esté más cerca del astro rey que el Polo Sur. En realidad, el Sol se encuentra a la altura del Trópico de Cáncer, la posición más alta posible con respecto a la Tierra.

Información cortesía de El País de España


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*