COMEDOR COMUNITARIO EN SPS: Sinónimo de “Alimentos con Amor”

Desde hace seis semanas está instalado en la primera calle (Bulevar Morazán) y 10 avenida del barrio El Centro de San Pedro Sula, un comedor comunitario en idea original y amorosa de la Embotelladora de Sula.

Este comedor regala cada día de lunes a viernes 1,200 almuerzos con su respectivo refresco a las personas que llegan a solicitarlo.

Es de hacer notar que el orden, higiene, disciplina, respeto, amabilidad y seguridad es palpable. Allí se observan las medidas de bioseguridad recomendadas, gel antibacterial al ingresar, agua potable y jabón para lavarse las manos antes de comer, mesas de comedor con separador y desde luego, alimentos preparados y servidos con mucho amor y esmero.

Prueba de ello es el testimonio de doña María Alicia Maldonado, ella llega desde La Sabana, en el vecino municipio de San Manuel a preparar tamales y además con mucho entusiasmo hoy los estaba sirviendo.

“Es una gran alegría porque miramos la gente que viene, al inicio era poca la gente que venía, pero ahora ha aumentado la gente que viene por su almuerzo, es una gran satisfacción de ver la expresión de agradecimiento de las personas al recibir estos alimentos ‘gracias por la buena voluntad’, es la expresión más frecuente nos dice doña María, que todo el personal atiende con toda amabilidad a los comensales.

Otro beneficiario del Comedor dijo que es primera vez que acude. “Gracias a los amigos de la Pepsi por lo que están haciendo, está muy bien”.

Don Óscar Umanzor, expresó que es algo que viene a beneficiar a muchas personas y le agradó que no hacen excepción de personas. “Veo yo que cualquier persona viene a sacar su comidita y no se la niegan, para mi es una gran bendición y así como la pandemia ha caído a todos, este alimento también llega para todos”.

Él no se olvidó de dar gracias al Todopoderoso por permitir que esta empresa tenga este noble gesto. “Y damos gracias a Dios por esta empresa ¡Qué Dios bendiga mucho y multiplique cada día más lo que ellos hacen!”, dijo en correspondencia.

Otras personas como doña Olga María Gómez Montoya ya ha venido varias veces, Ella también mostró su agradecimiento por esta acción de dar alimento a las personas, porque como bien reconoce, hay casos en los que gente en verdad no tiene para la comida y muchos se están beneficiando de este comedor.

“Sí porque hay vedes no tengo pa’comer y entonces por eso aquí vengo, gracias a la Pepsi que me está dado esto y es una comida bien rica, me guata a mi, les doy gracias a ellos”.

A veces llegan personas como don Guillermo Caballero, quien a pesar de edad todavía se siente en capacidad de trabajar, sin embargo, demás está hablar de la situación de encontrar empleo en estos momentos, entonces él sabe que aquí al menos tiene fijo su almuerzo.

“Yo felicito a Roberto Larach y a sus empleados por esta gran obra que están realizando, porque nos están invitando a que uno se alimente y esto es una gran bendición, gracias a Dios”, expresó muy agradecido.

También el personal que atiende este comedor, cuando llega una persona con mascarilla deteriorada, que en realidad ya no le sirve de nada, le obsequian una nueva. Todos estos gestos no hacen nada más que profesar agradecimientos hacia quienes participan para su ejecución.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


catorce − once =