Colombianos elegirán entre izquierdista y excéntrico empresario en votación del domingo

IIMNSEBXP5LCBPLFW677XCAPTQ

Los colombianos votarán el domingo por su próximo presidente, eligiendo entre el izquierdista Gustavo Petro, quien promete profundas reformas sociales, y el excéntrico magnate empresarial Rodolfo Hernández, quien ha encontrado un terreno fértil en la retórica anticorrupción a pesar de enfrentar una investigación de injertos.

Con las encuestas mostrando a los candidatos en empate técnico, la elección podría ser una de las más reñidas en la historia reciente de Colombia.

Petro, exalcalde de Bogotá y actual senador, se comprometió a mejorar las condiciones sociales y económicas en un país donde la mitad de la población vive en alguna forma de pobreza.

«Petro es el presidente que Colombia necesita en este momento», dijo Nora Guevara, una contadora bogotana de 48 años que repartía volantes para él.

Petro, exmiembro de la guerrilla M-19, ha propuesto una ambiciosa reforma fiscal de 13.500 millones de dólares -equivalente al 5,5% del producto interno bruto de Colombia- financiada con aranceles más altos para los más ricos.

Hernández, un contendiente sorpresa en la segunda vuelta, se ha visto impulsado por compromisos anticorrupción, planes para reducir el gobierno y promesas de vivienda para los pobres.

Sin embargo, el excéntrico ya menudo polémico septuagenario enfrenta una investigación por parte de la Fiscalía General de la República por presuntamente intervenir en una licitación de recolección de basura cuando era alcalde de Bucaramanga, en beneficio de una empresa por la que cabildeaba su hijo.

Hernández niega las acusaciones y a sus partidarios les gusta su imagen antisistema.

«Rodolfo… es un voto de protesta, un voto donde se rechaza todo lo que suene político», dijo el administrador de bienes raíces Juan González, de 45 años, en un evento de la campaña de Hernández en las afueras de Bogotá.

Gane quien gane, el próximo presidente de Colombia recibirá una economía en crecimiento, tras la profunda crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

El PIB del país se expandió un récord del 10,7 % en 2021 y se espera que crezca un 6,5 % en 2022. Se espera que el déficit público alcance el 5,6 % del PIB, en comparación con un objetivo anterior del 6,2 %.

Fuente Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.