Cientos de migrantes centroamericanos atraviesan sur de México bajo vigilancia policial

Cientos de migrantes cruzan en grupo el río Suchiate

Cientos de migrantes centroamericanos avanzaban el jueves bajo un sol inclemente por una carretera en el sur de México con dirección hacia el norte del país, bajo la mirada atenta de efectivos de seguridad.

Más temprano, la caravana cruzó la frontera entre Guatemala y México a través del ahora poco caudaloso río Suchiate e imágenes de televisión mostraron que se dirigía a Tapachula, desafiando la determinación de México de detener el flujo de personas hacia al norte bajo la presión de autoridades estadounidenses.

El grupo de migrantes, que incluye mujeres y niños, se detuvo cerca del mediodía a descansar bajo la sombra, en el sureño municipio mexicano Frontera Hidalgo, en las orillas del río que divide México y Guatemala.

Las fuerzas de seguridad mexicanas observaron a los centroamericanos en su periplo, pero no habían intervenido hasta el momento, según un testigo de Reuters que los identificó como efectivos de la recién creada Guardia Nacional.

La mayoría busca llegar a Estados Unidos. Sin embargo, el presidente de ese país, Donald Trump, ha presionado al gobierno mexicano para que adopte medidas más restrictivas para reducir las llegadas de migrantes.

La caravana actual es la mayor oleada de personas que busca entrar a México desde que su presidente, Andrés Manuel López Obrador, y algunos gobiernos centroamericanos acordaron con Trump reducir la presión en la frontera sur de Estados Unidos.

Una gran parte de los que emigran rumbo al norte cada año a través de México están huyendo de la pobreza y la violencia en sus países de origen en Centroamérica.

Trump ha amenazado con castigar económicamente a México y a las naciones centroamericanas si no frenan los flujos migratorios.

Los centroamericanos que cruzaban a México a principios de esta semana enfrentaron gases lacrimógenos de las fuerzas de seguridad, que dieron una respuesta más firme que en cruces masivos anteriores. Sin embargo, cientos de los recién llegados fueron deportados de inmediato.

Fuente Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 × 5 =