Científicos simulan un agujero negro en un estanque de agua

El experimento reproduce los patrones de oscilación de las ondas gravitacionales tras el choque de dos agujeros negros.

Fue un físico canadiense, William Unruh, quien descubrió en 1981, que con algunas simplificaciones, las ecuaciones que describen la propagación de una onda en la vecindad de un agujero negro son idénticas a las que describen la propagación de una onda en el agua que fluye por un desagüe.

simulación agujero negro

Esas regiones del espacio no tragan tan deprisa, pero su poderosa fuerza de gravedad atrae a las estrellas muy distantes, que van cayendo poco a poco mientras otras giran a su alrededor esperando la condena de ser devoradas.

Para los científicos, esta analogía viene como anillo al dedo. Porque ciertos fenómenos que ocurren en los agujeros negros no se pueden observar directamente, así que, por qué no simularlos en un laboratorio con un proceso hidrodinámico.

El experimento, dado a conocer en la revista «Physical Review Letters», ha sido llevado a cabo en un gran tanque de agua de 3 metros por 1,5 metros. Cuando producimos ondas en la superficie del agua, obtenemos dos velocidades importantes: la velocidad de propagación de la onda y la velocidad del flujo global de agua, explica Maurício Richartz, de la Universidad Federal de Brasil.

En un agujero negro astrofísico real, su atracción gravitacional captura la materia y evita que se escapen ondas de cualquier tipo, incluida la luz. En el simulacro hidrodinámico, las ondas en la superficie del fluido no pueden escapar del vórtice que se forma.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


2 × uno =