Científico mexicano es detenido por supuesta conspiración contra EE.UU

Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, científico mexicano

Autoridades estadounidenses arrestaron en Miami a un ciudadano mexicano que había sido presuntamente reclutado por un funcionario ruso para localizar y obtener el número de matrícula del automóvil de una “fuente del gobierno estadounidense”, dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, residente de Singapur, fue arrestado el domingo tras llegar al aeropuerto internacional de Miami con su esposa para tomar un vuelo hacia Ciudad de México, dijo el Departamento en un comunicado el martes.

Un funcionario del gobierno ruso habría reclutado a Cabrera Fuentes el año pasado, y en una reunión en Rusia a principios de este mes le habría proporcionado una descripción física del automóvil de una fuente del gobierno estadounidense, y le habría indicado que localizara el automóvil y obtuviera su número de placa, agregó.

La pareja se dirigió presuntamente hasta el lugar de residencia de la fuente el viernes y la esposa tomó una foto de la matrícula del automóvil, dijo el Departamento de Justicia.

Agregó que se encontró una imagen de la placa en su teléfono cuando los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos inspeccionaron los teléfonos de la pareja en el aeropuerto.

Cabrera Fuentes “admitió ante los agentes de la ley que un funcionario del gobierno ruso le ordenó que realizara esta operación”, dijo el Departamento de Justicia.

El ciudadano mexicano fue arrestado por una denuncia acusándolo de “actuar dentro de Estados Unidos en nombre de un gobierno extranjero (Rusia), sin notificar al Fiscal General, y de conspiración para hacer lo mismo”, añadió.

La embajada rusa en Washington no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Está previsto que Cabrera Fuentes comparezca ante una audiencia de detención el viernes y su lectura de cargos está programada para el 3 de marzo, ambos en un tribunal de primera instancia de Estados Unidos en Miami.

Fuente Reuters.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


veinte + tres =