CESPAD: Proceso electoral de Honduras se encuentra en zona de riesgo

En amplias declaraciones que el director del Centro de Estudios Para la Democracia (CESPAD), Gustavo Irías, brindó al periodista Carlos Martínez, la noche de este miércoles en el programa televisivo, En La Mira, transmitido por Canal6, fue muy contundente en enumerar cada uno de los puntos que lo conduce a considerar esta situación para el proceso electoral hondureño.

“En este momento podríamos decir que las elecciones en Honduras están en una zona de riesgo, no tanto porque no se vayan a realizar, sino porque aún no tenemos las garantías mínimas, básicas de transparencia; de tal manera que en noviembre podamos tener un proceso que concluya con un resultado que pueda ser aceptado por todas las fuerzas y que finalmente podamos salir de esta larga crisis política, democrática”.

“También estamos en una zona de riesgo porque el contexto hondureño en bastante complejo, la pandemia es uno de estos elementos; como también lo es el tema de la violencia”, por cierto, del evento electoral de 2017 la CESPAD contabiliza 12 muertos, 8 amenazas, 1 atentado, 9 políticos muertos.

A todo ello hay que agregar el tema de las impugnaciones, la protesta social y como si le hiciera falta ‘leña al fuego se le agrega una vara de ocote. “En el centro de este proceso electoral estará el tema de las ZEDES’s. Por otro lado, vemos que hay una dinámica política altamente polarizante. El escenario ha marcado tres grandes fuerzas que se van a disputar estas elecciones (más adelante toma en cuenta al PSH) que desde la ultraderecha, centro derecha, un progresismo, podríamos decir que marca claramente tendencias, posiciones”.

“Y por otro lado, porqué no decir, verdad; los afanes continuistas de partido con 12 años de gobierno no pueden desconocerse, que tampoco se puede descartar por completo la intención continuista del actual gobernante”.

“En cuanto a las reglas del juego hay dos elementos que me parece que es muy importante subrayar esto en este momento; es el tema de las mínimas garantías de transparencia. La nueva Ley Electoral, que es la anterior ajustada, se destacan dos elementos que son muy importantes, un nuevo elemento en la votación como es la huella dactilar y luego se ha retomado el tema de la transmisión de resultados”.

Destacó que el decreto en torno a la autorización presupuestaria para el CNE todavía no ha sido publicado en el diario oficial La Gaceta, lo que por si mismo arrastra su propio caudal de preocupación, que es un tema ‘gemelo’ al presupuesto autorizado al RNP y dar continuidad al Proyecto Identifícate.

“Hay que decirlo que en la identidad hay un atraso muy preocupante, apenas se ha distribuido el 65% de las tarjetas de las personas que ya se enrolaron, hay un gran déficit de personas que se quedaron sin enrolar. Entonces este conjunto de elementos nos hace a nosotros decir que las elecciones en este momento se encuentran en una zona de riesgo”, detallo de forma amplia el señor Irías.

Sin embargo agregó el componente aciago que arrastra el desfase del calendario electoral, “Sí efectivamente, el calendario electoral está en rojo en este momento, si nosotros revisamos el cronograma desde el punto, probablemente más sensible, como es la integración del Consejo Consultor Electoral no se ha producido, incluso el tema del sorteo del orden en la papeleta”.

Desfase que el presidente dela CESPAD lo atribuye a una mezcla de elementos. Que viene desde “la ineficiencia técnica del organismo electoral, pero también está cruzado por una serie de conflictos, en especial del Partido Salvador de Honduras. Y también una situación un tanto compleja por inscripción de la misma alianza (UNOH)”.

“Desafortunadamente hemos llegado a este momento con un nivel de polarización que, en lugar de irse aplacando a lo largo de esta última década, se ha venido profundizando y lógicamente estamos en una cultura política, que no precisamente significa que es una cultura democrática, pues no es abierta a la tolerancia, a gestionar diálogos, a construir acuerdos”.

“Y finalmente el 28 de noviembre lo que nos va a marcar es el futuro de este país por un buen periodo por delante. Aquí se juegan dos opciones, se continúa el régimen político que hasta ahora ha marcado la historia del país en estos 12 años, con todos estos rasgos de autoritarismo, con esta profundización de la corrupción, con esta modificación a nivel de la élite gobernante en donde de una u otro manera ha ingresado el crimen organizado. O realmente se abre la posibilidad de un cambio de régimen, de un cambio político en democracia”.

Como sea que se dé, no será nada fácil para el país, reconoció Irías. “Porque será un resultado finalmente bastante apretado, las fuerzas políticas que triunfen en estas elecciones no gozarán de la total legitimidad, sino logran avanzar a construir algún tipo de acuerdos con las otras fuerzas una vez hecho gobierno, con sectores sociales significativos que puedan abrir la posibilidad, si pensamos en la opción de cambio y reorientar la dirección política que tenía este país y que lo conduzca a un buen destino”.

Aquí, con este panorama es que adquiere valía la iniciativa de la segunda vuelta electoral que no se quiso aprobar. Destacó que en un país como Honduras en donde cuatro fuerzas se perfilan como lo que se van a disputar el triunfo, con un agravante de un 43 – 45% de abstencionismo, la segunda vuelta para el nivel presidencial es más que necesaria.

“Honduras es de los pocos países en Latinoamérica que no cuenta con este recurso electoral. Y precisamente la segunda vuelta es para dar salida a esta situación de baja legitimidad con la cual cualquier fuerza puede imponerse en este proceso electoral. De ahí que nos vamos a enfrentar a escenarios muy complicados durante la madrugada del 29 de noviembre”, presagió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − quince =