Catedrático universitario se disculpa de forma pública con sus alumnos por haber sido muy grosero

Captura rpdriguez

Después de haberse expresado de forma despectiva hacia un grupo de alumnos que interpuso su queja ante las autoridades universitarias porque el mentor pretendía obligarlos a que salieran a borrar grafitis, el catedrático universitario pidió disculpas de forma pública.

Tal como reconoció, lo hizo en un momento en que se encontraba muy disgustado, lo cual es creíble pues no reparó que la clase virtual en la que estaba cuando profirió los improperios, queda grabada y a pesar que en ese momento alardeó de ser más listos que sus alumnos, éstos le jugaron la vuelta y resultaron más listos que él, al publicar el video en redes sociales.

Cometí un error lingüístico al utilizar ese término y que ha ofendido a muchas personas. Cometí ese error producto de un momento de ofuscación, de molestia, por la actitud confrontativa que tuvieron tres estudiantes de tres secciones conmigo. Denunciaron una actividad que yo no le vi mayor peligro, pero que ellos la consideraron peligrosa”, expuso Rodríguez, todavía sin aceptar el derecho estudiantil.

Sin embargo de forma muy acertada reconoce. “Todo mundo sabe que todos cometemos errores cuando estamos molestos. Yo pido disculpas, ya lo hice en el chat de mis alumnos, ellos me han disculpado y pues ahora quiero pedirles disculpas a todos los hondureños que se hayan sentido ofendidos o afectados por mis malas expresiones”.

Afirmó que no ha sido su costumbre el tratar mal a los alumnos y que es la primera vez que la pasa por la cabeza el lanzar toda clase de improperios. “No soy un profesor grasero o malcriado”, manifestó con vergüenza.

Nunca he tenido reclamos ante las autoridades por malos tratos a estudiantes como han dicho en las redes. Eso es totalmente falso. Yo soy un profesor exigente, estricto y demando trabajo y estudio de mis estudiantes”, aseguró, lo cual es razonable.

Pero con respecto a su deplorable actuación. “Eso es algo que no volverá a suceder nunca en mi vida. Acepto que utilicé palabras incorrectas en un momento de frustración, enojo por la actitud de tres estudiantes. Están de testigos mis alumnos que yo no los trato mal y que no me dirigía a ellos”, reiteró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + seis =