Cardenal Rodríguez: Honduras debe refundarse en los criterios de Jesús y del Evangelio.

cardenal-660x400@2x

Una de las principales ideas de campaña de Xiomara Castro era la refundación de Honduras, y alineado a eso el cardenal dijo en la homilía dominical  “Honduras tiene que refundarse en los criterios de Jesús y del Evangelio”, y agrego que se trata de un nuevo inicio y de esperanza para Honduras.

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez hizo referencia al inicio del nuevo Gobierno de Xiomara Castro y expresó que Honduras debe refundarse en los criterios de Jesús y del Evangelio.

“Sin Dios no se llega a ninguna parte”, acentuó al tiempo que pidió no dejar al Señor fuera de cualquier plan.

“Todos los nuevos ministros y autoridades, ojalá tengan presente la palabra de Dios en sus actitudes y acciones. No podemos echar fuera a Jesús, tantas actitudes inhumanas de nuestra cultura vienen de haber desalojado a Dios de nuestras vidas”, dijo.

Al tiempo que mencionaba que no se puede construir una nueva Honduras sin ética y la misma solo viene del mensaje de Jesús. Consideró que existen desafíos grandes, entre ellos la ola de violencia en el país, con homicidios múltiples que enlutan las familias hondureñas.

“El nuevo gobierno debe iniciar con los criterios del amor, comprensión y unidad”, concluyó.

A continuación  la lectura de este domingo tomada del santo Evangelio según san Lucas (4,21-30):

 

En aquel tiempo, Jesús comenzó a decir en la sinagoga:
«Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.
Y decían:
«¿No es este el hijo de José?».
Pero Jesús les dijo:
«Sin duda me diréis aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”, haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún».
Y añadió:
«En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio».
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − uno =