Cardenal Oscar Andrés Rodríguez condena el aborto, la violencia en Honduras y sufrimiento en Ucrania

cardenal-oscar-andres-rodriguez-el-pais-hn

En la homilía de este domingo, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, se refirió al tema del aborto y la escalada de violencia que se ha registrado en el país, «que triste, que no logramos que nuestra Honduras, respete la vida, que no haya muertos, nadie tienen derecho a quitar la vida, y mucho menos la vida que no ha nacido, es la peor de las injusticias”, lamentó.

En el segundo domingo de Cuaresma, la máxima autoridad de la Iglesia Católica, dijo, «nos asaltan dudas, miedos y no sentimos débiles. Así estaban los apóstoles cuando Jesús les habla que tiene que padecer y morir por nuestra salvación, y entonces la experiencia de la transfiguración les cambia la vida».

«Necesitamos una experiencia interior de la presencia del Señor Resucitado en nuestras vidas. Pedro no comprende que la transfiguración es un acto de amor a los discípulos para librarlos de los ideales mezquinos que les impide acceder a la verdadera vida. A Pedro esta visión le llena de bienestar y no quiere que esa experiencia termine, que también nos puede pasar a nosotros», expresó.

El religioso, además cuestionó, «hoy existe una ideología, sobre todo en la sociedades muy desarrolladas que hablan del bienestar y ven al mundo solo a la luz de lo material, del desarrollo y crecimiento económico, del sometimiento de toda la realidad al racionalismo, pero esa no es la solución».

El cardenal se refirió a la situación que asola a Ucrania y la invasión rusa, «ahora vuelve a la barbarie de la guerra, de la muerte, del sufrimiento de los inocentes matando niños, señoras y ancianos. Necesitamos tomar conciencia que la humanidad no puede seguir caminando sin Dios y no podemos refugiarnos en la montaña del individualismo», dijo.

Rodríguez Maradiaga subrayó que «necesitamos asumir la realidad y llevar la fe a la vida de cada día. Todo aquel que está empuñando armas y destruyendo, pues está matando los hijos amados y escogidos y a nadie se le puede quitar la vida y mucho menos con esas armas de destrucción».

En ese sentido, el arzobispo de Tegucigalpa expresó, «no podemos quedarnos como espectadores inertes, viendo como si es una película el sufrimiento de tantas personas en (Ucrania) y por eso debemos incrementar nuestra oración para que se derrumben las murallas de odio y que haga pensar a los líderes del mundo. ¡Que triste!, una persona capaz de hacer tanta destrucción y muertes con guerras horribles del siglo pasado, pero ahora tristemente se quiere repetir esa barbarie».

En la finalización del mensaje, Rodríguez Maradiaga se refirió a los que sé que se sienten tentados en el poder, en el dinero, que no quieren darse cuenta, que eso se termina, “Pero como ciega el poder, por eso la verdadera luz en esta transición del Señor, nos debe ayudar a encontrar los verdaderos valores y a trabajar por ellos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + dos =