Caravana Migrante se verá sometida a más presión en México, mientras Guatemala continua con los retenes de seguridad

Er6BazUXAAAFSpG


Las autoridades guatemaltecas intensificaron el sábado sus esfuerzos para detener a miles de hondureños, muchos de ellos familias con niños, que viajan en una caravana de migrantes con destino a Estados Unidos justo cuando una nueva administración está a punto de ingresar a la Casa Blanca.

Entre 7.000 y 8.000 migrantes han ingresado a Guatemala desde el viernes, según la autoridad de inmigración de Guatemala, huyendo de la pobreza y la violencia en una región azotada por la pandemia y los huracanes consecutivos en noviembre.

Los videos que circulan en redes sociales muestran a las fuerzas de seguridad guatemaltecas chocando con un grupo de cientos de migrantes que lograron romper un bloqueo policial en el pueblo de Vado Hondo, cerca de Chiquimula en el este de Guatemala.

“Un pequeño grupo pasó y el resto fueron detenidos. Se ha localizado a la gente que pasó ”, dijo Alejandra Mena, vocera de la agencia de inmigración de Guatemala.

Entre el viernes y el sábado, Guatemala había enviado de regreso a casi 1.000 migrantes que ingresaban desde Honduras, dijo el gobierno, mientras la caravana avanzaba hacia México.

Es probable que la caravana se vea sometida a más presión en México. El acuerdo migratorio de México con Estados Unidos aún se mantiene, por lo que la caravana se dispersaría, dijo un funcionario mexicano.

El sábado por la noche, la Cancillería mexicana presionó a las autoridades locales para que detuvieran el avance de la caravana, señalando la necesidad de contener la propagación del COVID-19.

En un comunicado, el ministerio elogió al gobierno guatemalteco por actuar de manera "firme y responsable" hacia los migrantes que habían "violado la soberanía (de Guatemala)" e instó a Honduras a evitar nuevos movimientos de personas.

México, dijo, estaba comprometido con la migración ordenada y regulada y se opondría a cualquier forma de entrada no autorizada.

La primera caravana de migrantes del año se produce menos de una semana antes de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, asuma el cargo prometiendo un enfoque más humano de la migración, en contraste con las políticas de línea dura del presidente saliente Donald Trump.

Las autoridades mexicanas y centroamericanas han coordinado medidas de seguridad y salud pública en un intento por disuadir los movimientos masivos de personas en la región, desplegando miles de fuerzas de seguridad.

Sin embargo, la caravana creció considerablemente hasta el sábado, y los miembros citaron una creciente crisis de hambre y falta de vivienda en Honduras como razones para unirse.

Fuente Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.