Captura de “Polo” Crivelli ejecutada al típico estilo de criminales vestidos de policías

be crevi


Tal es el relato de los momentos de angustia y tensión que vivieron las personas que acompañaba al edil cholomeño, Leopoldo Crivelli, al momento de ser capturado la tarde de este miércoles.

El testigo, a quien protegemos su identidad nos relató, que por la forma de actuar de los agentes de la ATIC y dadas las circunstancias y momentos de inseguridad que vive la sociedad hondureña, llegó a pesar que se trataba de secuestradores y que los iban a matar allí mismo.

“Ocurrió mas o menos a las 4:30-5:00 de la tarde en frente del Campo Agas en el carril central, cuando unas personas nos hicieron parada. A nosotros nos dio miedo parar porque ha ocurrido que personas vestidos de la ATIC han asesinado a varia gente, entonces logramos llegar hasta lo que es cerca de la Gran Central, allí nos atravesaron el carro”.

“Y lo que tuvimos miedo fue que el carro es con placas particulares, no identificados con placas del gobierno de la ATIC. Se bajaron seis personas armadas y nosotros pensamos que realmente nos iban a acribillar por la forma como se comportaron”.

“O sea, cuando se bajaron se bajaron con sus armas en la mano, como una forma de amenazar a la gente. El alcalde bajó su vidrio, pidieron la cédula a los tres que íbamos allí y le dijeron al alcalde que tenían una orden de captura EN LA OFICINA. ‘En la oficina le tenemos la orden de captura, así que nos tiene que acompañar ¡Y USTEDES SIGANNOS!’, nos dijeron, lo que considero como un tremendo abuso, porque si tienen que capturar a alguien y es una persona como el alcalde de Choloma, electo por el pueblo, no nombrado de dedo, o sea es de mandarle una notificación que se presente”.

“Él ya se ha presentado a otras audiencias, en esta ocasión yo creo que se trato de un asalto, porque nunca le mostraron la orden de captura y se lo llevaron en el carro y hasta la hora y media supimos en dónde estaba detenido”.

“Ellos se cruzaban los semáforos en rojo y nosotros no podíamos ser tan imperiales, además que en otra clara violación a las garantías constitucionales, se llevaron con ellos nuestras cédulas de identificación, algo que prohibido por la ley”.

“Y no nos quisieron decir la dirección a donde lo iban a llevar; actuaron muy pésimo con el alcalde”. Al recordar el sentimiento que les invadió al momento en que esas personas armadas, avanzaron hacia ellos manifestó que se imaginaron lo peor.

“Sentimos mucho temor, temor; por las cosas que se están dando, la situación que se está dando en nuestro país, que personas vestidas con uniformes de policías de la ATIC se bajan, secuestran y matan; pero gracias a Dios se dio que era una detención ¡ilegal! Pero detención al fin, porque nunca presentaron la orden de captura”.

Y de la devolución de sus tarjetas de identidad, esta no ocurrió sino que hasta después de dos horas, mientras esperaban con incertidumbre qué sucedía con el alcalde, porque tampoco permitieron la presencia del abogado, de modo que el interrogatorio lo hicieron a su manera, no bajo ley.

Un conductor qué pasó por el lugar a la hora de la detención de Crivelli relató  que parecía una película de acción por la forma en cómo se bajaron del vehículo los agentes de la ATIC con sus armas en mano y como uno de ellos golpeaba con su pistola el vidrio del vehículo donde iba en edil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.