Cansados y arruinados, migrantes en caravana regresan a la frontera sur de México

migrantes-haitianos-transito

Cientos de migrantes, en su mayoría haitianos, quebrados y exhaustos, regresaron a la ciudad que habían dejado un día antes en la frontera sur de México, sin haber logrado persuadir a las autoridades para que los trasladaran a otras partes del país, dijeron los organizadores de la caravana.

Familias enteras que llevaban sus pertenencias comenzaron la caminata de regreso a la ciudad sureña de Tapachula, luego de que las autoridades dijeron que no serían llevados a otras partes de México de inmediato, a pesar de la presión de los migrantes que establecieron bloqueos de carreteras.

El haitiano Bruno Noel estaba entre los cientos de personas que tenían una caminata de más de 26 kilómetros (16 millas) desde Huehuetan en el estado de Chiapas hasta Tapachula cerca de la frontera con Guatemala.

«Me voy a Tapachula porque no nos están cuidando», dijo Noel, caminando por una carretera. «Todo es difícil, se acabó el dinero, nadie quiere ayudarnos».

«Intentamos (avanzar) en la caravana pero no pudimos. No sé de qué vamos a vivir sin trabajo», agregó, visiblemente exhausto mientras arrastraba una gran mochila.

Un aumento reciente de haitianos que intentan abrirse camino a través de México se ha visto impulsado por el malestar económico, un terremoto y la agitación política tras el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise en julio. Muchos apuntan a llegar a los Estados Unidos, mientras que algunos esperan encontrar trabajo y permanecer en México.

Las autoridades mexicanas comenzaron la semana pasada traslados en autobús de miles de migrantes que estaban varados en Tapachula a otras regiones del país, prometiendo legalizar su estatus migratorio después de que realizaron bloqueos de carreteras y protestas.

Hugo Cuellar, funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM) del gobierno, les dijo a los migrantes en Huehuetan que habían decidido venir, los instó a tener paciencia y les dijo que no bloquearan las calles en señal de protesta.

«Bloquear las calles es un crimen … desde el momento en que sigas bloqueando las calles, no solo serás migrantes, serás delincuentes», dijo.

Los migrantes entrevistados por Reuters dijeron que varios de ellos se habían enfermado, lo que fue una de las razones por las que decidieron regresar en lugar de esperar el transporte a otro lugar.

Luis García, un organizador de la caravana, dijo a Reuters por teléfono que unos 800 migrantes regresaban a Tapachula debido a las amenazas de deportación por parte de las fuerzas de seguridad mexicanas.

El INM no respondió a una solicitud de comentarios.

Fuente Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.