Biden pone fin parcialmente a política fronteriza de Trump para niños migrantes no acompañados

MIGRANTES 1

La administración de Biden retiró parcialmente una controvertida política fronteriza de la era Trump de la noche a la mañana después de que un fallo de un tribunal de Texas forzara la mano de la administración y en medio de feroces críticas de los aliados del presidente Joe Biden por el uso continuo de la política.

Si bien Biden ha transmitido avances en la lucha contra la pandemia de coronavirus, la administración ha enviado un mensaje contradictorio en la frontera al continuar prohibiendo en gran medida que los migrantes busquen asilo utilizando una regla de emergencia pandémica.

Pero en las primeras horas de la mañana de este sábado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dieron por terminada la orden de salud pública, conocida como Título 42, en lo que se refiere a los niños migrantes no acompañados que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México.

La administración de Biden ya había eximido a los menores que llegan a la frontera sin sus padres de estar sujetos a la autoridad, pero un fallo judicial la semana pasada habría obligado a la administración a reiniciar la expulsión de menores.

El juez Mark Pittman en el Tribunal del Distrito Norte de Texas falló en contra de la decisión de la administración Biden de eximir a los niños migrantes no acompañados de estar sujetos a la autoridad y le dio siete días a la administración para apelar o reiniciar las expulsiones de niños no acompañados. Ese plazo llegó este viernes.

En un comunicado minutos después de la medianoche, los CDC dijeron: “En la terminación actual, los CDC abordan las preocupaciones de la corte y han determinado, después de considerar las condiciones de salud pública actuales y los desarrollos recientes, que la expulsión de niños no ciudadanos no acompañados no está justificada para proteger la salud pública».

En una orden de 21 páginas que justifica la decisión, la directora de los CDC, Rochelle Walensky, citó numerosos protocolos para reducir la propagación de covid-19 entre los niños migrantes, incluidas las pruebas, el distanciamiento físico y el uso de mascarillas.

Los niños migrantes no acompañados son transferidos a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos después de ser detenidos en la frontera sur de EE.UU. El HHS también cuenta con protocolos de mitigación, que incluyen pruebas y vacunas para las personas elegibles.

Sin embargo, los adultos solteros y las familias migrantes continúan sujetos a la orden de salud pública, lo que significa que aún pueden ser rechazados en la frontera sur de EE.UU. Las restricciones operativas y de las instalaciones han impedido que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., que es la primera en encontrarse con migrantes, replique los mismos protocolos para las familias y los adultos bajo su custodia, según los CDC.

Aún así, la decisión de los CDC es importante, ya que marca la liquidación de la autoridad de salud pública que ha estado vigente durante casi dos años a pesar del rechazo de los expertos en salud pública, los defensores de los inmigrantes y los legisladores demócratas.

Un tribunal federal de apelaciones dictaminó recientemente que las familias migrantes no pueden ser trasladadas a lugares donde serán perseguidos o torturados, aunque eso aún no ha entrado en vigor. La Corte de Apelaciones de los EE.UU. para el Circuito del Distrito de Columbia también expresó escepticismo en su fallo sobre la base de la orden, particularmente la premisa de que protege contra la transmisión en entornos congregados, o específicamente en las instalaciones fronterizas de EE.UU. y México.

Los expertos en salud pública han refutado repetidamente la justificación de la orden de salud pública. Y esta semana, los legisladores demócratas criticaron a la administración por seguir confiando en ella.

“Sigo estando decepcionado, profundamente decepcionado con la respuesta de la administración. El Título 42 va en contra de todo lo que representa este país”, dijo el jueves el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, en una conferencia de prensa.

El senador demócrata Bob Menéndez de Nueva Jersey se hizo eco de Schumer y sugirió que el uso de la orden de salud pública es una decisión política. “Creo que es un problema de política mayor que la administración está usando, y creo que lo está usando de manera inapropiada”, dijo.

Fuente CNN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.