Australia arde a fuego lento, una tragedia sin precedentes

Australia tiene varios apodos, uno de ellos es “El País con Suerte” (The lucky country). Este apodo proviene de un libro escrito en 1964 por Donald Horne. Lo interesante es que en general se utiliza esta frase con un carácter positivo, cuando en el libro el contexto es negativo.

Horne escribió que “Australia es un país con suerte gobernado por personas mediocres que comparten esa buena suerte”. Si bien Australia muestra unos índices macroeconómicos envidiables y las ciudades principales figuran generalmente en lo alto de los rankings de mejor calidad de vida, los incendios que están destruyendo actualmente parte del territorio australiano son una muestra de la veracidad de la opinión de Horne. Y es que los líderes políticos australianos no están a la altura de las circunstancias.

Scott Morrison, Primer Ministro de Australia

Mientras Scott Morrison, el actual Primer ministro, se va de vacaciones a Hawai y continúa negando el efecto del cambio climático, el número de muertos por el incendio es de 23 personas y más de 480 millones de animales (según estudios de la Universidad de Sydney).

Una tragedia

Más de 6 millones de hectáreas quemadas

Desde septiembre se han quemado más de 6 millones de hectáreas, una superficie equivalente a la suma de la extensión total de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco y se han destruido más de 1.500 casas.

Los dos partidos políticos más importantes, los liberales y los laboristas, reciben generosas donaciones cada año del lobby de las empresas del carbón, lo que explica la inacción en el área del cambio climático.

Australia actualmente ocupa la posición 57 del Climate Change Performance Index. Es tan poderoso el lobby de empresas del carbón que en los últimos años ha conseguido cambiar dos primeros ministros (Australia es una democracia parlamentaria, por lo que no hay presidente, el primer ministro es elegido por el partido que tiene la mayoría en la Cámara Baja del Parlamento).

Los laboristas reemplazaron a Kevin Rudd en 2010 cuando intentó establecer un impuesto a las empresas mineras y un esquema de reducción de contaminación del carbón, y los liberales a MalcolmTurnbull en 2018 cuando propuso invertir en infraestructura de energías renovables.

Los reemplazantes de estos dos primeros ministros no dudaron en eliminar ambas propuestas en los primeros días de gobierno.

Consecuencias

Más carbón, más cambio climático

Australia se ha beneficiado en los últimos años de la industria del carbón, convirtiéndose en el primer exportador mundial, pero ahora se enfrenta a las condiciones climáticas producidas por estas exportaciones: el aumento de la temperatura del mar, que ha provocado la muerte de la mitad de los corales de la Gran Barrera de coral entre 2016 y 2018, y la baja humedad y vientos que aumentan la fuerza de los incendios forestales.

Debido a la inacción del Gobierno federal, la población se ha movilizado para recaudar todo tipo de artículos de primera necesidad para ayudar a los pueblos y los bomberos que están luchando contra el fuego.

Desde el 4 de enero el ejército australiano también está ayudando en tareas de evacuación y reducción del daño causado por los incendios.

El verano australiano recién comienza y no se esperan mejoras en las condiciones climáticas, por lo que los incendios continuarán probablemente hasta marzo.

Varias instituciones han pedido donaciones, que también pueden ser realizadas desde el exterior, como el servicio de bomberos forestales de NSW, héroes que luchan día y noche protegiendo a la comunidad; la Cruz Roja Australiana, que ayuda a las comunidades a recuperarse; el hospital de Koalas de Port Macquarie, que ayuda a koalas heridos y distribuye fuentes de agua automáticas para que los koalas sobrevivan.

Quizás este episodio permita a los partidos políticos reducir el poder de sus miembros pro-carbón, que actualmente dominan sobre todo al partido liberal y convierta a Australia en un líder mundial contra el cambio climático.

Infromación tomada de La Vanguardia España.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


veinte − 8 =