Atletas hondureños con discapacidad visual sueñan con llegar a los Juegos Paralímpicos Tokio 2020

Llegar hasta Tokio no es fácil, y mucho menos barato. Llegar a los Juegos Paralímpicos implica un gran desafío, un desafío que Roxana con más de 15 años siendo atleta profesional y jugadora de Gol Ball, está dispuesta a asumir y luchar contra viento y marea si es necesario.

 

‘‘A los 6 años perdí la vista, a los 11 años entré a la escuela Luis Braille en San Pedro Sula, a los 15 años me uní al equipo de Gol Ball de la escuela, Gol Ball es un deporte diseñado para personas con discapacidad visual como yo, desde pequeña me gustaban los deportes, y cuando tuve la oportunidad de practicar uno, no lo pensé dos veces y comencé a entrenar’’ así lo cuenta Roxana Elizabeth Castillo, jugadora profesional de Gol Ball.

Los años pasaron y Roxana siguió entrenando y se involucró en la Unión Nacional de Ciegos de Honduras, (UNCIH), donde también es miembro Jordán Daniel Lagos, un joven con discapacidad visual, dedicado al emprendimiento social y que recientemente se integró al equipo de Gol Ball donde juega Roxana, que actualmente tiene 15 jugadores activos.

Con este equipo ellos han viajado por todo Centro América representando a Honduras, su participación más importante en las Olimpiadas Especiales de Costa Rica en el 2013. Y este año fueron invitados a Guatemala a la celebración de la Organización de personas con discapacidad visual en ese país hermano.

Lo que ocurre según comenta Jordán es la falta de apoyo para los atletas con algún tipo de discapacidad en Honduras: ‘‘Normalmente como organización no tenemos un apoyo económico y para viajar a otros países y poder participar en alguna olimpiada o celebración nosotros debemos pagar nuestros gastos, no hay empresas que aún se animen a patrocinar a un equipo de Gol Ball.  Lo entendemos en cierto modo, porque ellos quieren que su marca se visualice, por eso nosotros tratamos de luchar y encontrar espacios para promover este deporte y que lo conozcan todos’’, puntualizó Jordán Lagos.

 

Entrenando Gol Ball en la Cancha Goyo Salomón.

La gran barrera que encuentran las personas con discapacidad es el miedo, miedo a que una persona con algún tipo de discapacidad no pueda reaccionar en un momento de crisis en una empresa, por ejemplo.

Y es el ánimo de cambiar esos estereotipos los que motivan a personas como Roxana a intentarlo todos los días como atleta: ‘‘ Continuar luchando es una motivación personal, luchar por demostrar que tenemos también pasión por los deportes y que somos capaces de sobresalir en la disciplina que nos propongamos, ya sea atletismo o natación, a mí me gustaría que los deportes para ciegos tuvieran la popularidad del futbol, fuera muy bonito que las personas vieran que tenemos capacidad para hacer toda la clase de deportes.

Ni Jordán, ni Roxana ganan una remuneración por ser atletas, lo que ganan según sus palabras es satisfacción al poder demostrar que son capaces de practicar un deporta al igual que las personas que ven.

El mes pasado viajaron a Guatemala para representar a Honduras en una celebración de las Organizaciones de Ciegos de ese país, sin embargo, ellos tuvieron que asumir todos los gastos por lo que organizan actividades que les ayude a crear un fondo para seguir participando en actividades similares y en el futuro con esfuerzo tal vez llegar hasta Tokio 2020.

Redacción Noticias 24/7


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*