Asaltantes atacan un hotel frecuentado por ciudadanos chinos en Kabul

146D0FF3-62D2-454D-9CC4-93EF3E650C57

Kabul, 12 dic (EFE).- Un grupo de asaltantes armados irrumpió este lunes en un hotel de la capital afgana frecuentado habitualmente por ciudadanos chinos, mientras las fuerzas de seguridad tratan de poner fin al ataque.

«Esta tarde, un grupo de malhechores atacaron el Hotel Kabul (…), las fuerzas de seguridad han llegado a la zona y la operación está en marcha», dijo a EFE el portavoz de la Policía de la capital, Khalid Zadran.

El restaurante del hotel, situado en el distrito policial 4 de la capital afgana, sirve comida china y es popular entre los ciudadanos de ese país, afirmó a EFE un vecino y testigo ocular del ataque que pidió el anonimato.

El canal de televisión afgano Ariana News emitió vídeos compartidos en las redes sociales en los que se observa el hotel envuelto en humo y llamas procedentes de uno de los primeros pisos, a raíz de una supuesta explosión provocada por los atacantes que las autoridades todavía no han confirmado.

Por el momento ningún grupo insurgente ha reivindicado la autoría del ataque, que llega entre un aumento de los atentados reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en centros urbanos de Afganistán en el último año.

Desde la llegada de los talibanes al poder en agosto del año pasado, el Estado Islámico de Khorasan, su rama afgana, se ha erigido como la principal amenaza a la estabilidad del país, si bien los fundamentalistas insisten en negar que la organización armada represente un desafío de seguridad.

El EI se atribuyó la autoría de un ataque, el pasado 2 de diciembre, en el que dos francotiradores del grupo yihadista atacaron al encargado de la embajada paquistaní y a sus guardias mientras se encontraban dentro de la sede diplomática.

Un guardia de seguridad resultó gravemente herido mientras protegía al jefe de misión y el Gobierno de los talibanes informó más tarde del arresto del presunto responsable y miembro del EI, en una rápida reacción de las fuerzas de los islamistas bajo la presión de Islamabad.

El pasado septiembre, el EI reivindicó también un atentado cometido cerca de la embajada rusa en Kabul, en el que murió el segundo secretario y un guardia de seguridad de la legación diplomática.

Los talibanes, por su parte, han dirigido operaciones en diversos puntos del país en un intento por desarticular a los yihadistas y materializar las promesas de seguridad que hicieron durante la guerra, antes de llegar al Gobierno, cuando aseguraron que las zonas bajo su control estaban libres de terrorismo y crimen.

Deja tu comentario