Ante Siniestro: Equipos de telemetría del Río Chamelecón dejan una inundación de dudas y de teorías

cómo sucedió

El impacto que recibieron varios municipios del Valle de Sula por parte de la crecida del rio Chamelecón, la madrugada del jueves pasado, superaron a las del huracán Mitch en 1998.

Según una fuente de entero crédito, reveló que la cantidad de agua que bajó por el río Chamelecón pudo ser de seis mil a siete mil metros cúbicos por segundo, siendo de cinco mil metros cúbicos en 1998.

El impacto sobre esta zona del Valle de Sula aumentó, pues ya se había recibido 36 horas de tormenta, las que provocaron algunas inundaciones la noche del miércoles y la intempestiva crecida del Chamelecón las vino a agudizar.

La pregunta es, qué pasó con los equipos de telemetría que alertan el caudal del Río Chamelecón y por qué no se hizo pública la crecida de la madrugada del jueves.

Varios de estos equipos de telemetría fueron anegados por la crecida del Chamelecón y dejaron de funcionar por las fallas técnicas que provocó el agua en sus planteles o por falta de mantenimiento, como en El Tablón, La Vegona y La Florida.

La Vegona y La Florida su información era inestable por falta de mantenimiento oportuno de los hardware, o su equipo automático, mientras que la estación El Tablon sí informó de la crecida, pero en el descenso sus sensores colapsaron.

En este punto alcanzó un nivel de 8.25 metros de altura superando los 6.81 del huracán Mitch, dejando desprotegida a la población por el factor tiempo, ante su cercanía al Valle de Sula.

Pero el caso del punto denominado Chinda en Santa Bárbara, es el más delicado y el que atentó contra la población del Valle de Sula.

Una fuente de la zona reveló a Noticias 24/7 HN, que el plantel fue visitado por los amigos de lo ajeno días antes de la crecida del Río Ulúa.

Según la información, los ‘rateros’ sustrajeron dos baterías que le dan vida al equipo de telemetría, las cuales las pueden ocupar para usarlas en un panel solar o este fue un atentado directo al sistema.

También dentro de este caos hay quienes se atreven a mencionar que al interior de Copeco hay una lucha de poder, quienes están apostando sobre los principales cargos en esta institución sin importar los impactos colaterales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − cinco =