Amenazas y muertes violentas de periodistas continuan en el 2022: Suman 92 muertos desde el 2001

violencia.97_LP893861_MG80231515


Amenazas, atentados, extorsiones, desplazamiento forzado y crímenes impunes convierten el ejercicio del periodismo en una "profesión de alto riesgo" para quienes lo ejercen, según la Comisionada Nacional de los Derechos Humanos, Blanca Izaguirre.

Desde octubre de 2001 a la fecha, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH)
registró 92 muertes violentas de periodistas, comunicadores sociales, camarógrafos, fotógrafos y propietarios de medios, con un nivel de impunidad que sobrepasa el 91% de los casos.

Uno de los casos recientes de amenazas es el del director de noticias de Radio Cadena Voces, Dagoberto Rodríguez, que denunció ser víctima de intimidación, estigmatización y amenazas, por
parte de autoridades del Estado hondureño, a quienes responsabilizó de cualquier atentado contra
él o miembros de su familia.

"Cualquier situación que me pueda pasar a mí o a miembros de mi familia responsabilizo al Estado hondureño por la intimidación, estigmatización y amenazas de la que soy víctima", dijo Rodríguez.

El 1 de noviembre del 2007, con el acompañamiento del CONADEH, Rodriguez y su familia abandonaron el país para salvaguardar su vida, luego de las advertencias hechas por la policía, que
un grupo de sicarios intentaba asesinarlo. Días previos a la advertencia, el periodista fue objeto de acciones de seguimiento por parte de personas desconocidas.

En lo que va del 2022, el CONADEH registra la muerte de un periodista y dos comunicadores sociales,
con lo cual suman 92 las personas vinculadas a los medios de comunicación muertos violentamente
desde que se registró el primer caso en octubre del 2001.

Del seguimiento brindado por cada una de las delegaciones del CONADEH, a nivel nacional, se deduce que, de los 92 casos, al menos, 84, que representan el 91% se encuentran impunes.

Izaguirre declaró que la persistencia de la impunidad en el país genera un sentimiento de impotencia y frustración en el pueblo hondureño. Indicó que toda acción en contra la libertad de expresión es un atentado contra el derecho a la vida el derecho al trabajo, a la libre emisión del pensamiento y a informar libremente.

Remarcó que la muerte violenta de personas vinculadas a medios de comunicación se constituye
en "la forma de censura más extrema".  Hasta ahora, 16 de los 18 departamentos del país han sido escenario de muertes violentas de personas ligadas a los medios de comunicación. Al parecer, los únicos departamentos que no presentan ningún caso son Ocotepeque y La Paz.

De esta radiografía de la inseguridad para periodistas, comunicadores sociales y demás personas
ligadas a medios de comunicación, en Honduras, seis departamentos de Honduras, Francisco
Morazán (20), Cortes (20), Yoro (8), Atlántida (8), Copán (8) y Olancho (7) registran el 77% de los casos.

FTi69cRXsAgDpAw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.