Alemania: Cierre total de la vida pública antes de Navidad frente al incremento de casos de COVID-19

El Gobierno federal y los Estados han pactado este domingo un endurecimiento de las medidas contra la pandemia en un nuevo intento de frenar los contagios que no dejan de crecer. Los comercios, salvo los imprescindibles, cerrarán a partir del miércoles. Las escuelas adelantarán las vacaciones navideñas a mitad de semana y pospondrán su regreso hasta el 10 de enero.

“Las medidas vigentes desde el 2 de noviembre no han sido suficientes, desde hace unos días vemos cómo han crecido los contagios de forma exponencial […] hay una necesidad urgente de actuar”, estimó la canciller alemana, Angela Merkel, ante la prensa poco después de las once de la mañana. Reiteró que el objetivo es que no se colapse el sistema sanitario y que se puedan volver a rastrear los contactos. Para eso, recordó la canciller, la incidencia tiene que ser inferior a 50 casos por cada 100.000 habitantes en siete días. Esa cifra está muy lejos de la incidencia actual de 169,1.

Los contagios en las últimas 24 horas se elevan a 20.200 y la de muertos a 321, según los datos del Instituto Robert Koch (RKI). Se trata de una cifra inusualmente alta, sobre todo, para el fin de semana, cuando el recuento se ralentiza y las cifras suelen disminuir. Desde el inicio de la epidemia, 21.787 personas han muerto, en un país de 83 millones de habitantes. En su informe diario, el RKI incide en que “el elevado número de contagios es debido a una transmisión difusa”. Explica que las casas privadas, las residencias y centros de dependencia y ocupacionales, así como los eventos religiosos son los principales focos de contagios. Pero advierte también de que se desconoce el origen de “una gran parte” de estos.

A partir del miércoles, supermercados, farmacias, bancos y gasolineras permanecerán abiertos. El resto de comercios cerrarán. Se anima a las empresas a cerrar las instalaciones siempre que puedan establecer un periodo de vacaciones para los trabajadores o sea posible el teletrabajo. Se prohíbe además desde mitad de semana la venta de alcohol en espacios públicos, lo que supone el cierre de los puestos de vino caliente que han servido estos días de último refugio a quienes osaban darse cita en la calle, con temperaturas en torno a las cero grados. Se prohíben también los tradicionales petardos de Año Nuevo. Un máximo de cinco personas, pertenecientes a un máximo de dos familias, y sin contar a los niños menores de 14 años, podrán reunirse. El día de Navidad podrá ampliarse a cuatro familiares directos y se aconseja mantener una semana de restricción de los contactos entre cinco y siete días antes de las reuniones familiares. La excepción no será aplicable en Nochevieja.

Las residencias están siendo uno de los grandes focos de contagio. En el acuerdo se establecen test rápidos para los trabajadores y los visitantes en zonas con incidencia muy alta, y mascarillas gratuitas FFP2 para los usuarios. En las escuelas se garantiza el cuidado de los alumnos que no puedan quedarse en casa y se debe facilitar la educación a distancia. Lo mismo sucederá con los centros de día. Se amplían los permisos pagados para los padres que deban cuidar de sus hijos durante los días de cierre.

No se prohíbe viajar al extranjero, pero se desaconseja siempre que no sea estrictamente necesario, y rigen cuarentenas de 10 días para quien entre al país procedente de una zona de riesgo. La cuarentena podrá acortarse con un test negativo realizado un mínimo de cinco días desde la entrada en Alemania.

Fuente El País de España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *