Al nuevo ministro de Copeco no le asustan los ataques y dice refugiarse en su capacidad

Captura 2 ministro


Ante la lluvia de críticas con que fue recibido el anuncio que el nuevo ministro de Copeco es Max Gonzales, un joven que hasta hace no muchos años era un artista reguetonero, el ahora funcionario de Gobierno no le hace mala cara y confía en su capacidad.

Entre sus objetivos al frente de la institución mencionó que está el llevar a Copeco a procesos de transparencia y gobierno digital unidos, que se vuelva una institución aún más cercana y respuesta rápida a la población.

“Tener ese tacto y contacto humano, tanto con alcaldes, como con codeles, estructuras de barrios y colonias debidamente formalizadas como patronatos, para poder trabajar en los temas de prevención y contención”, enumeró el ministro Gonzales.

Temas estos que le preocupan mucho tal es el común conocimiento de la vulnerabilidad del país ante el tema de cambio climático. “Así que es tiempo de ir fortaleciendo las debilidades que se vayan encontrando en el camino para crear una institución sólida y fuerte”.

Con respecto a las críticas que le han ‘llovido’ por su ocupación artística anterior, respondió. “Bueno cómo es posible que un roquero haya sido Presidente de Costa Rica, cómo es posible que actores de Hollywood lleguen a ser alcaldes de una ciudad o presidentes de Estados Unidos”.

“O sea, yo creo que como seres humanos evolucionamos, no nos podemos quedar estancados y vamos evolucionando, creo que en cosas positivas, la música, lo digo, amo la música, me encanta; talvez un poquito desfasado con mis gustos musicales en este momento pero la amo es parte de mi vida”, expresó el funcionario.

Reconoció que fue por la música que se dio a conocer. “La música me llevó a los medios de comunicación, porque al estar en la música fue que se me dio la oportunidad para estar en un canal de televisión, posteriormente a producir televisión, se me dio la apertura en la radio”.

“Me llevó a hacer programas de proyección social, también me condujo a la política. Y yo creo que le dimos fin a un ciclo, tal como lo han hecho varios colegas que ostentan cargos políticos, o son diputados en el Congreso, algunos siguen con sus programas de televisión, o programas de radio y es normal, eso no es malo”, comparó Gonzales.

“Sin embargo yo sí quise hacer una alto y dije, ‘hasta aquí llegó esta faceta’, de verdad la disfruté, una faceta muy interesante, conocí el país, pude salir al extranjero, grabé un par de discos, hicimos muchos conciertos; pero bueno, dije hay que evolucionar, hay que seguir avanzando, hay que pensar”.

“Evolucionamos a un tema de la empresa privada y después se dio la oportunidad de estar en política y en el 2013 empezamos con el servicio público a través de la alcaldía de San Pedro Sula”, eso porque el nuevo ministro de Copeco es Sampedrano.

Pero esta procedencia no la considera como punto incidente en las críticas o desconfianza manifestada de antemano. “No para nada, no tiene que ver nada eso. yo creo que ahí lo que se está viendo es hacia dónde vamos orientados”, para ello piensa echar mano de su facilidad para socializar, tanto entre personas como entre comunidades, alcaldes, proyectos para el beneficio de las comunidades, enumeró.

En cuanto a que si las críticas por haber sido un reguetonero serían un detonante para demostrar que sí tiene la capacidad para sacar adelante a Copeco, dijo. “Ante de cualquier crítica yo ya tenía el detonante para poderlo hacer. Porque cuando uno toma este tipo de cargos va motivado, queriendo hacer el bien, convertirse en un buen funcionario público. Y si la crítica es una motivación adicional, pues sí, también, al final quedará demostrada con hechos y con trabajo”, afirmó con seguridad en si mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + trece =