Aclara Lobo: Tres miembros por computadora al transcribir un acta y de distintos partidos políticos

CNE interior

Es el concejal suplente del Concejo Nacional Electoral (CNE), German Lobo, quien además expone que son un aproximado de 200 impugnaciones las que recibió el CNE, sin embargo, cada una de ellas puede involucrar varias actas electorales, las que todavía se encuentran en etapa de valoración legal.

Con respecto al anhelo que hay entre algunos de los aspirantes insatisfechos para que sea el Ministerio Público el que ordene un reconteo voto por voto, Lobo expresó que se deben respetar las instancias correspondientes.

“Mire en materia de Ley Electoral existen instancias, existe el Consejo Nacional Electoral en la parte administrativa, mientras que en lo jurisdiccional le corresponde al Tribunal de Justicia Electoral”.

“La Fiscalía por su naturaleza constitucional solo persigue delitos electorales. Pero de perseguirlos es de la siguiente manera; una vez que se presenta una denuncia la investiga y si hay causa probable de algún delito tiene que presentar un requerimiento fiscal ante el Juzgado de lo Penal”.

“Pero la Fiscalía en si, darle órdenes al Consejo Nacional Electoral que abra una maleta ¡no puede! quien lo podría hacer es un juez competente. Ellos investigan la comisión de un delito y si hay causa probable de un delito, tienen que presentar un requerimiento fiscal ante el juez”.

“En este caso puede ser por abuso de autoridad de los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV), por falsificación de documentos públicos que podría ser la adulteración de un acta, o por la sustracción de algún material electoral, haberse llevado las papeletas para su casa, haberlas quemado, haberlas perdido o algo por el estilo; pero desde el punto de vista profesional ordenarle al Consejo, no”, expresó.

Como también desacreditó suposiciones que se estarían dando dos tipos de conteo, uno real y otro que favorece a “X” o “Y” aspirante a diputado. “Las Juntas Receptoras de Votos están conformadas por cinco partidos políticos, por lo tanto, para poder adulterar cualquier documento al interior de las Juntas Receptoras de Votos tienen que ponerse de acuerdo todos”.

Agregó que una vez que la JRV cerró el proceso de votación, se reúne, hace el escrutinio que es público. “Una vez que hace el escrutinio llena el acta de cierre, la que es transmitida desde un Centro de Transmisión de Resultados, operado por técnicos nombrados por los mismos partidos políticos”.

“Y las actas que se transmitieron desde esos centros de votación fueron verificadas electrónicamente y fueron transmitidas al Centro de Cómputo. Las que no se transmitieron, que fueron casi un 50%, se hizo aquí en Tegucigalpa, en donde cada mesa de transmisión para esas actas, fueron compuestas por tres ciudadanos que pertenecen a partidos diferentes, es decir, Liberal, Nacional y Libre”.

“Lo que indica que para cualquier borrón o adulteración tenían que estar de acuerdo todos”, con eso desvirtuó que en efecto pudo haber espacio para elaborar dos listados distintos, tal como ha sido denunciado.

Como si no resultara suficiente, Lobo agregó que todos los transcriptores son contratados por el CNE de forma temporal, por lo tanto, se desvanece la idea que al interior de este instituto electoral opera una banda desde años anteriores.

Aseguró que por cada computadora a la hora de transcribir los datos de las acatas hay tres miembros uno por cada partido político, Liberal, PN y Libre, por lo que tendrían que ponerse de acuerdo para “inflar” a un dioutado.

Por otra parte, llamó la atención que hubo un intento por parte de las concejalas Rixi Moncada y Ana Paola Hall, para impedir que el concejal suplente Lobo tuviera acceso al área en donde se realiza el escrutinio especial.

“Pues había trascendido eso que ya días estaba un borrador en donde decía que para que nosotros ingresáramos a esas áreas teníamos que tener el visto bueno del pleno. Sin embargo, hoy (ayer) llegó a mi escritorio un documento, donde solo dice que por mi investidura tengo que asumir cualquier tipo de responsabilidad, cosa que está en la ley, no tienen por qué estarme recordando”, expresó el abogado Lobo.

Agregó que al haber sido elegidos por el Congreso Nacional no tienen ningún tipo de prohibición, por lo que dijo desconocer qué pudo originar esa “ligereza, o alguna laguna hubo por ahí”, manifestó, al quedar sorteado dicho impasse.

A pesar de todas estas muestras de insatisfacción que resultan de los números entregados al CNE, el magistrado Lobo desea que no sea ápice de empañamiento de la fiesta cívica que entregó el pueblo hondureño.

german lobo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 13 =