A una semana del tiroteo en Texas, manifestantes condenan el racismo

El candidato presidencial demócrata Beto O’Rouke se unió el sábado a una marcha en la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, para condenar los tiroteos masivos de la semana pasada, diciéndole a la multitud que el presidente Donald Trump fue en parte responsable del odio que los inspiró.

El hombre armado, identificado por las autoridades como Patrick Crusius, de 21 años, mató a 22 personas, la mayoría hispanas, cuando abrió fuego en una tienda de Walmart el sábado pasado. Confesó mientras se rendía y le dijo a la policía que estaba apuntando a “mexicanos”, según una declaración jurada de la policía de El Paso publicada el viernes.

Antes del tiroteo, el sospechoso publicó un manifiesto en línea que estaba plagado de odio contra los inmigrantes, dijeron las agencias policiales.

O’Rourke ha dicho que el presidente republicano comparte parte de la culpa del tiroteo, diciendo que el presidente ha avivado las divisiones raciales con sus duras palabras y políticas para detener el flujo de inmigrantes a Estados Unidos.

“No sólo El Paso soportó la peor parte de este odio y este racismo perpetrado no sólo por nacionalistas y terroristas blancos y miembros del Klan y neonazis, sino por el mismísimo presidente de Estados Unidos de América”, dijo O’Rourke a la multitud el sábado.

La Casa Blanca no pudo ser contactada de inmediato para hacer comentarios.

O’Rouke, un excongresista estadounidense que representó a un distrito que incluye El Paso, se unió a más de 100 personas en la marcha, que comenzó en un parque y terminó en un tribunal, al otro lado de la calle de la cárcel donde se encuentra Crusius.

Información cortesía de Reuters.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*