A pesar de las circunstancias: Cardenal Rodríguez considera que los hondureños no están ciegos

csardenal redemin


“Grandes masas de seres humanos están esperando, participar al menos de las migajas de los bienes de la tierra, Lázaro representa a millones de pobres en el mundo, también en nuestra Honduras, en nuestra capital, donde cientos han perdidos sus casas".

En su acostumbrada homilía dominical, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez reflexionó sobre las desigualdades sociales que agobian al pueblo hondureño.

Señaló que “nuestro país no está ciego, nos damos cuenta de las realidades, el problema sería si somos indiferentes”, indicó.

El arzobispo de Tegucigalpa, exhortó a la fraternidad, tras reflexionar sobre la parábola del rico y Lázaro, haciendo hincapié en que no se puede pensar en gozar la vida simplemente y olvidarse de vivir en la verdad.

“Se pueden amasar fortunas que humanamente nos tranquilizan, se pueden acumular experiencias compensatorias, vivir aturdidos por el éxito y fracasar en la empresa de llegar a ser plenamente uno mismo”, añadió.

Señaló que, grandes masas de seres humanos están esperando participar al menos de las migajas de los bienes de la tierra.

“Lázaro representa a millones de pobres en el mundo y también en nuestra Honduras. En Tegucigalpa, todos esos Lázaros pobres que han perdido todo en las colonias al pie del Cristo del Picacho”, indicó en referencia a los barrios afectados por derrumbes en esa zona por la conocida como falla de la Guillén.

Parangón que hizo extensivo a todas aquellas víctimas de las inundaciones por los ríos Ulúa o Chamelecón.

“El rico de la parábola es el sistema económico en el que un 10 por ciento de la humanidad acapara el 80 por ciento de los bienes de la tierra”. El líder dela Iglesia Católica dijo que muchos ricos creen tenerlo todo, pero en realidad carecen de lo esencial. “No hay peor pobreza que una vida sin sentido”.

Acentuó, que esta parábola pone de relieve la insensibilidad, o ceguera que puede producir llenarse de cosas y vivir ansiando un materialismo que después deja vacíos; no obstante reiteró que Honduras no está ciego y se da cuenta de sus realidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *