A la falta de claridad en la intención a utilizar los fondos de institutos de previsión atribuye Romeo Vásquez el rechazo al Fondes

Los aportantes consideran como arbitraria la intención del gobierno de tomar el dinero de los institutos de previsión para colocarlos de manera inconsulta en inversiones a través del denominado,  Fondo de Inversiones de Desarrollo Sostenible (Fondes), algo que ellos intuyen sería el inicio de un latrocinio más.

Para el exjefe de las Fuerzas Armadas, como parte del instituto de Previsión militar, Reprochó el argumento gubernamental que la intención es el financiamiento de proyectos de desarrollo. “Cuáles proyectos de desarrollo ¡no hay claridad! Simplemente están abriendo una puerta que no deben abrir, porque después pueden ir a comprar cualquier cosa, o invertirlos en proyectos que no van a resultar rentables para los institutos de previsión y que mas bien van a debilitar el buen funcionamiento de estas instituciones”.

“Y que también van a debilitar la capacidad de dar los servicios a todos los que están afiliados al sistema”, expuso el general en retiro, al recordar que son aportaciones deducidas del sueldo de los aportantes, realizados a lo largo de su vida productiva, con la púnica intención que al llegar a la tercera edad puedan contar con una jubilación solvente.

“Entonces nosotros tenemos que luchar y defender el uso de nuestros recursos en los institutos y yo sé que muchos miembros están preocupados ahorita igual que yo, lo mismo que están preocupados los maestros, los empleados públicos, etc. Todos estamos preocupados por el uso de estos recursos”.

Lo que más preocupa que pinta a fiesta de piñata. “Y sobre todo que los quieren usar de una forma indiscriminada”. La verdad es que la función básica de los institutos de precisión no es la de andar invirtiendo los fondos, es la de proteger a sus afiliados.

No es posible que extraños vengan a decidir qué hacer con el dinero ajeno, además, que no es la primera vez que ha sucedido han realizado supuestas ‘inversiones’, que más indicado sería calificarlas como que han tirado dinero a la basura, lo cual es injusto, si tomamos en cuenta que, al afiliado a menudo se le ha negado acceso a servicios a pesar que es su derecho.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *